Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¿La religión no sirve para nada?

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
jueves, 30 de septiembre de 2010, 14:14 h (CET)
Son muchos los que, por ignorancia, afirman que la Religión Católica "no van con ellos" y la consideran algo "anticuado" o "de señoras mayores"; no faltan tampoco los impíos, interesados en desacreditar y destruir una Religión enemiga de sus vicios y de su orgullo, que tratan de alejar a los demás de la Religión para llevarles por el mal camino.

La Religión nos enseña lo que es bueno y lo que es malo, la senda que debemos seguir en esta vida: es nuestra brújula moral. Sin Religión —y por tanto sin esperanza en una vida futura ni temor ante el infierno—, ¿qué freno puede tener la malicia de quien no espera un castigo en la otra vida, cuando el temor a la justicia de los hombres no es suficiente? ¿Y obrará el mismo bien el hombre que no espera recompensa tras su muerte? La Religión es buena para todo el mundo, y, sobre todo, es más necesaria que a nadie a los que dicen que a ellos no les hace falta; los que más la necesitan son los que menos la quieren.

La falta de Religión nos repercute negativamente a todos. Por eso, aunque sólo fuera por propio interés personal, todos deberíamos guardar y cumplir sus mandatos. A continuación, unos cuantos casos prácticos de lo conveniente que es que la Religión influya en nuestras acciones de la vida diaria:

- ¿Te molesta que el comerciante te engañe y te venda mercancía defectuosa? La Religión le manda ser honrado y no engañarte.
- ¿Te indignas porque tu jefe te explota y abusa de tu situación laboral? La Religión le manda ser justo y darte lo que te corresponde.
- ¿Te enojarías si tu cónyuge te engañase con otra persona? La Religión le manda serte fiel y no cometer adulterio.
- ¿Te agradaría que en un proceso judicial te tocase un juez prevaricador y partidista? La Religión le manda ser justo e imparcial.
- ¿Te sorprendes cuando tu hijo te falta al respeto o se muestra desagradecido? La Religión le manda honrarte.
- ¿Te parecería correcto que todos te abandonasen en medio de la adversidad? La Religión les manda tener caridad.
- ¿Te escandaliza la corrupción política y la malversación de dinero público? La Religión manda ser honrado y no robar.
- ¿Te preocupa que tu enemigo pueda vergarse de ti o hasta matarte por el mal que le hiciste? La Religión prohíbe vengarse y matar.
- ¿Te enfada que el delincuente robe o dañe tu propiedad? La Religión nos manda no robar y respetar los bienes ajenos.
- ¿Te ofende que tu vecino sea un maleducado y un grosero? La Religión le manda tratar al prójimo como a él le gustaría ser tratado.
- ¿Te gustaría que tu hija el día de mañana fuera una prostituta? La Religión le manda ser casta y no fornicar.
- ¿Te parece normal que tu cónyuge te maltrate o te desprecie? La Religión le manda amarte y respetarte.
- ¿Te gustaría que tus compañeros, por envidia, difundieran a tus espaldas falsedades? La Religión les prohibe envidiar y calumniarte.
...y así podríamos seguir indefinidamente planteando casos prácticos.

¿Puede una persona sensata pensar que "la Religión no sirve para nada"? La mayoría de los males de la sociedad se deben al laicismo. No nos quejemos de lo mal que van el mundo y la sociedad, ni de lo mal que se porta el prójimo con nosotros: quejémonos más bien de lo poco que se siguen hoy en día los mandatos de la Religión.T

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris