Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

La región de Aquiles del partido republicano

E. J. Dionne
E. J. Dionne
miércoles, 29 de septiembre de 2010, 06:53 h (CET)
BOSTON -- "¿Dónde están nuestros planes de un New Deal o un Great Society?" preguntaba Edward W. Brooke, el legendario Republicano de Massachusetts.

No es una cuestión que alguien del Partido Republicano actual se arriesgue a ser sorprendido considerando, pero Brooke cometió la temeridad de plantearla en "El desafío del cambio", un libro publicado en 1966, el año en que se convirtió en el primer afroamericano en salir elegido al Senado estadounidense desde la Reconstrucción.

Las legislativas de aquel año fueron muy buenas para los Republicanos en general, incluyendo a un californiano de nombre Ronald Reagan. Pero fue un año especialmente bueno para los Republicanos moderados y progresistas de la variante de Brooke en toda la región de los lagos. Sus recompensas incluyeron las gobernaciones de Massachusetts, Rhode Island, Nueva York y Pennsylvania.

En el año 2010, los Republicanos salen huyendo horrorizados ante la perspectiva de ser llamados moderados, y no digamos progresistas, y eso supone un obstáculo en el camino del Partido Republicano a la mayoría legislativa. Será muy difícil para los Republicanos lograr el control de la Cámara si no quiebran el control de los Demócratas sobre la región -- y aún tienen por demostrar que saben hacer eso.

"Cuando conservemos la mayoría", decía el Representante Dan Maffei, un
Demócrata novato y favorito de 42 años de la zona metropolitana de Nueva York, "la gente va a fijarse en el mapa y dirá que el noreste fue la clave".

En 2006, Maffei se presentó y perdió por poco en lo que había sido un distrito electoral de tendencia Republicana. A continuación ganó holgadamente en 2008. Como la mayoría de los Demócratas novatos con su segunda legislatura, dio por sentado que este año no iba ser amable con su partido, de manera que desde entonces ha estado haciendo campaña a fondo. El resultado: en ausencia de una oleada Republicana de proporciones históricas, su escaño parece ahora lejos del alcance del Partido Republicano.

La situación de Maffei ilustra la gran diferencia con la que se desarrollan estos comicios en distintas partes del país, un dato que se pierde con frecuencia entre los demoledores comentarios.

Una encuesta de Pew Research Center divulgada la pasada semana subraya las acusadas disparidades regionales que podrían afectar al resultado. El estudio concluye que mientras los Demócratas van por detrás de los
Republicanos por un margen de tres puntos entre los votantes censados del Sur, van nueve puntos por delante del Partido Republicano en la región de los lagos.

A causa de la brecha de movilización, los Republicanos están mejor valorados entre aquellos que ahora parece más probable que voten. Pero las variaciones regionales son aún más acusadas dentro de este grupo: mientras los Republicanos van un punto por delante entre los electores probables de la región, van 15 puntos por delante en el Sur. Casi toda la diferencia es impulsada por los votantes blancos: Entre los votantes probables blancos de la región, los Republicanos tienen una ventaja de 10 puntos; en el Sur, su ventaja es de 35 puntos.

El ascenso del noreste como cortafuegos potencial Demócrata lleva tiempo forjándose. El realineamiento constante del Sur hacia los Republicanos, que volvió al partido progresivamente conservador, suscitó un contra-realineamiento entre los moderados del norte.

Esa tendencia viene acelerándose. Desde 2006, los Demócratas han arrebatado a los Republicanos 18 escaños de la región, y el impacto de este cambio es especialmente acusado en Nueva Inglaterra. Entre los 22 legisladores de la zona, ninguno es Republicano. En contraste, nueve de los 25 congresistas elegidos en aquellos comicios de 1966 eran
Republicanos.
Este año, los Republicanos tienen posibilidades plausibles de hacerse con los dos escaños de la cámara por New Hampshire, y un escaño en el aire en Massachusetts. También tienen esperanzas realistas puestas en un buen número de escaños antes Republicanos por Nueva York y Pennsylvania.

Pero Maffei sostiene que la imagen cada vez más de derechas de los
Republicanos, modelada en parte por los activistas fiscales, va a obstaculizar los esfuerzos de retorno regional del partido.

"Me preguntaban con frecuencia en mis dos campañas si este distrito había cambiado a la izquierda", dice Maffei de una zona que se extiende desde Siracusa hasta las zonas residenciales de Rochester. "Siempre dije que no, el distrito no ha cambiado, sigue siendo un distrito moderado. Lo que ha cambiado es el Partido Republicano nacional. Aún tengo Republicanos locales moderados -- y trabajo con ellos todo el tiempo".

El nuevo "Compromiso con América" de los Republicanos dado a conocer la pasada semana evita detalles que puedan alejar a los votantes. Pero su lenguaje inspirado en el movimiento fiscal y su fracaso a la hora de confrontar el déficit presupuestario en algún grado de detalle lo convierten en un documento que es improbable que convenza a los moderados que necesita el partido.

El Partido Republicano aún espera que el descontento generalizado que permitió que Scott Brown se alzara con un escaño en el Senado de Massachusetts y sacudiera a la nación baste para garantizarle las victorias que le hacen falta en la región de los lagos. Pero si las expectativas vuelven a ser traicionadas -- esta vez a través de unos decepcionantes resultados Republicanos -- la región de Brown y Ed Brooke volverá a ocupar una vez más el papel protagonista.

Noticias relacionadas

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris