Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Los decires del Presidente

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
martes, 28 de septiembre de 2010, 07:09 h (CET)
El Presidente que tenemos –es lo que hay, ¡qué pena!- dice muchas cosas, y, aunque la mayoría directamente son mentiras, improvisaciones, iluminaciones divinas que se oscurecen cuando chocan con la realidad o simplemente simplezas propias de quien no rige (de regir) bien, de vez en cuando nos suelta una perla de ésas que nos dejan entre la perplejidad y el mosqueo. ¿Se estará riendo de nosotros?..., pregunto inquieto. Tal es lo que me parece que hace al afirmar con su habitual plástico énfasis peliculeiramente escatológico que los grandes países se conocen no por cómo sufren las crisis, sino por cómo salen de ellas. Y, claro, si a esto lo confrontamos con cómo nos quiere sacar de la tal crisis que él mismo se ha encargado de multiplicar, pues eso, que nos quedamos perplejos y dudamos de nuestro propio sentido del oído. Sin embargo, la perplejidad para a ser mosqueo cuando, a renglón seguido y sin dar oportunidad a que podamos digerir semejante disparate, va y pide el apoyo y la paciencia de los trabajadores en su preclara labor, precisamente a esos mismos trabajadores a los que él y su partido han empobrecido hasta la miseria más absoluta, dejado sin empleo y, para colmo, les ha regalado una ley que elimina de un manotazo todos sus derechos, instaura el despido libre al alimón y olé, y se ha quedado tan pancho.

Digo y repito que aquí hay busilis. No me puedo creer que un simple pueda llegar a la Moncloa como si tal cosa, hacer las cosas que hace este señor y que nadie –y mira que hay gente capaz en este país- eche las patas por lo alto y líe la de San Quintín. No sólo se sirve para gobernar de quienes quieren secesionarse de España, a quienes les regala cientos de millones e incontables prebendas (por ahí hay etarras perdidos u otros que están cuidando de su mamá que está malita), sino que ni se inmuta porque gentes ligadas a las altas esferas de la Policía den chivatazos a ETA y, como guinda que colma el pastel, no hay un solo día en que no nos regale un despropósito mayor que el día anterior (siempre a un costo que nos arruina más y más), si bien, eso sí, nos pide nuestro apoyo y comprensión. ¿A alguien se le ha pasado por la cabeza que a lo mejor este señor no necesita una moción de censura sino una clínica de urgencia, o sólo me lo parece a mí?

Por mi parte, como prácticamente cada día hablo con personas de diferentes países de Europa y América debido a mi trabajo, estoy un poco harto de que se rían de España, y ya también de los españoles, como si tal cosa, contando nuestras noticias como si fueran el chiste del día y tomándonos ya por la arquetípica España castañuetense en que este señor, con sus ímprobos esfuerzos, nos ha instalado de pleno: que si los por sí mismos llamados artistas (ya saben, los de la ceja) y sus desvaríos…, que si la corrupción galopante y generalizada…, que si pactar con el enemigo para sostenerse en el poder…, que si que un español no pueda hablar español en cualquier lugar de España…, que si los sindicatos verticales que hacen huelgas contra la ley y no contra el Gobierno…, que si los miles y miles de liberados (de trabajar)…, que si subvencionar a los secuestradores de onegianos aventureiros…, que si Marruecos nos está poniendo el culo como un tomate…, que si lo de Marfiella…, que si los de los parados que trabajan por la patria…, que si España está saliendo de la crisis (¡con un 22% de parados!)…, que si lo de los modelitos de los adefesios del Gobierno…, y ahora esto. Esto es un sinvivir, y, claro, quiere uno vender productos españoles (en mi caso comercializo vinos), y me dicen, cómo no, que si también dan risa. ¡Este señor se está cargando hasta nuestras exportaciones!

El que por esos mundos de Dios tomen así de en serio a nuestro Gobierno me produce inmenso dolor, pero que ya también nos tomen como el pito del sereno a todos los españoles y a nuestros productos, derribando en unos pocos años un bagaje de miles de años, me parece intolerable. Alguien, y pronto, debería hacer algo y sacar a este señor de la Moncloa a como dé lugar antes de no quede nada de España y hasta los mismos españoles nos tengamos que nacionalizar de vaya usted a saber qué país. Que a título personal haga este señor lo que le plazca y diga lo que quiera, es un problema muy suyo y nada más; pero, por favor, que no hable más en nombre de España ni de los españoles, que es que nos están dando a base de bien, y , lo que es peor, no vamos a recuperar el crédito y la credibilidad en varios siglos. A veces, a algunos nos duele mucho tener que mentir diciendo que somos inmigrantes porque no soportamos la vergüenza; pero hay que trabajar y n queda otra. Diciendo que somos españoles, no llegamos ya muy lejos.

Noticias relacionadas

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo

Puigdemont ignora el ultimátum del Gobierno

¿A qué viene este plazo extra, hasta el jueves? y ¿a qué se refiere Soraya Sáez con sus últimas declaraciones sobre la aplicación de la norma máxima?

702218-3

El apoyo de relevantes intelectuales a la causa independentista ha sido una de las cuestiones que han salido a la palestra

San Isidro, la gallina y Puigdemont

“San Isidro Labrador, pájaro que nunca anida, no le pegues más al niño, que ya ha aparecido el peine”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris