Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Progresismo en España

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
lunes, 27 de septiembre de 2010, 13:42 h (CET)
Cualquier observador de la realidad civil y religiosa en nuestro país, podrá comprobar el progreso imparable obrado en poco tiempo, en la antes denominada “católica España”. El secularismo posconciliar lo ha invadido todo. De la estricta ortodoxia dogmática y moral, hemos pasado, sin apenas solución de continuidad, al relativismo más gratuito.

No hay verdades reveladas que aceptar; ni comportamientos éticos que cumplir; ni autoridad superior que obedecer. Es verdadero, bueno y justo, lo que a cada uno le parezca o lo que decida, por votación, una mayoría significativa. El factor religioso por más que lo prediquen el Papa y los obispos, debe de estar ausente en un estado laico. De aquí a propugnar un laicismo radical para todos, solo hay un paso. Por consiguiente: sobran los crucifijos, la Biblia, los signos religiosos, los funerales de Estado, los capellanes en los hospitales, y en el ejército y quizá también los sacramentos de la Iglesia.¡Viva el laicismo y progresismo¡.

Las leyes antivida (aborto libre y eutanasia ) se están cociendo con la anuencia del PP.

El divorcio “exprés” es un adelanto; “el matrimonio gay” y adopción de niños por homosexuales un gran progreso; sin olvidar “la Educación para la ciudadanía” en los colegios. ¡Viva el futuro¡.

Bueno y qué, dicen los ateos. Aquí no pasa nada. Los problemas sociales no vendrá Dios a arreglarlos. Sobra Dios. Todas las religiones son alienación y opio del pueblo. La solución está en la “Alianza de civilizaciones”. Lo importante es la revolución social del pueblo. Ni leyes, ni amo, ni dios.¡Viva la anarquía, viva la muerte; abajo los curas y arriba las faldas¡. El estado del bienestar llegará con la izquierda en el poder. No con “la derechona” opresora e insolidaria. ¡Fuera la Iglesia, aliada del poder y el capital¡.

Este lenguaje y estas ideas sí que son modernas y progresistas. Hay jóvenes que las creen novedosas. La mayoría de la 3ª edad dicen que esta película ya la vieron hace muchos años y que acabó mal. ¿Quién tiene razón?. ¿Se volverá a repetir?. ¡Pobre España¡. MIGUEL RIVILLA SAN MARTIN. Alcorcón. DNI.7576933C

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris