Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El secreto de atraer la sabiduría

María Cicuéndez
Redacción
lunes, 27 de septiembre de 2010, 12:03 h (CET)
En estos tiempos de crisis mensajes prometedores como los transmitidos a través de la ley de la atracción y el libro “El Secreto” resuenan en el corazón humano siempre sediento de esperanza. Sin embargo, detrás del impacto inicial de las promesas de poder ver cumplidos nuestros sueños, pocos son capaces de entender el camino hacia dicha “realización personal”, la aplicación real de las herramientas para llevarlo a cabo y la responsabilidad de ser fieles a nuestra verdadera esencia en lugar de perdernos en proyecciones ilusorias de nosotros mismos.

A lo largo de la historia, el hombre siempre ha buscado conexiones con la divinidad o las fuerzas de la naturaleza que le protegieran y favorecieran en todos los aspectos de su vida. No obstante, hay una importante diferencia en la intención en la que uno se dirige a esa Energía creadora. A través del culto, la devoción y el respeto o meditante la utilización de las herramientas sagradas para conseguir resultados beneficiosos, interfiriendo en el libre albedrío de las personas.

En este momento de transición de valores humanos y de creencias, hay un despertar en la búsqueda de lo mágico, donde supersticiones y superchería se mezclan con las más loables intenciones de vivir en paz y en plenitud.

Importados de Estados Unidos con marcados tintes asiáticos, e indígenas, provenientes de diferentes lugares de la tierra, los mensajes de “la Nueva Era” anuncian y auguran una nueva forma de vivir más consciente y positiva para todos. No obstante, las vías para comunicar dichos augurios son claramente comerciales, abriendo mercado en los diferentes continentes meditante “un merchandising” muy cuidado, algo que en principio se pretendía modificar para crear una sociedad más sana y menos consumista. ¿Qué hay detrás de esta contradicción?

¿Cómo conectar con esa Energía creadora que algunos denominan “Universo” sin depender de supuestos “gurus” y sin vernos obligados a recopilar sabiduría por fascículos coleccionables a través de una formación interminable?...

“Dicen que todo lo que nosotros estamos buscando, también nos busca a nosotros y que, si nos quedamos quietos nos encontrará”… Imagino que esa Fuerza Creadora que algunos buscamos, nos tiene que observar, en nuestra evolución particular, compasiva y pacientemente, como extensión de si misma que busca encontrar su realización personal también como ser humano.

Me gustaría entrevistar a esa Energía Vital y preguntarle qué opina de los caminos que elegimos para intentar evolucionar y la intención que hay detrás de esta elección. Personalmente opino que el ser humano se siente estancado, bloqueado, en cuanto a su necesidad de supervivencia, meramente física y sus anhelos emocionales y espirituales, ya que la sociedad no favorece ganarse la vida a través de profesiones creativas o artísticas, relegándolas a un segundo plano, ni salirse de “la cadena de montaje” teniendo criterio propio.

En su frustración laboral y personal, el hombre busca maneras de conectar, visualizar, proyectar con la realidad que les gustaría construir, pero muchas veces estos intentos se quedan en la ilusión fugaz de ganar la lotería…generando la frustración de que dichos métodos sean un fraude y una pérdida de tiempo.

En esta dualidad de promesas mágicas y toma de tierra a golpe de Telediario… existe el equilibrio, la armonía que proporciona pararse a hacer una introspección seria sobre los anhelos personales y el proceso de volcarnos en cómo hacerlos realidad. La toma de conciencia, la perseverancia, la paciencia y la fuerza de voluntad en conexión con nuestra verdadera esencia serán nuestros aliados y “el secreto” de fundirnos y confabularnos con las fuerzas de la naturaleza para ser nosotros mismos, en lugar de una proyección de lo que otros quieren que seamos, o incluso nosotros creamos ser…

La sociedad nos proyecta a ser guapos, ricos, saludables y exitosos, lo que genera una lucha sin tregua por alcanzar unos estándares ilusorios, pero en la aceptación de nosotros mismos tal y como somos, encontraremos la belleza, la riqueza, la salud y la paz.

Noticias relacionadas

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo

Puigdemont ignora el ultimátum del Gobierno

¿A qué viene este plazo extra, hasta el jueves? y ¿a qué se refiere Soraya Sáez con sus últimas declaraciones sobre la aplicación de la norma máxima?

702218-3

El apoyo de relevantes intelectuales a la causa independentista ha sido una de las cuestiones que han salido a la palestra

San Isidro, la gallina y Puigdemont

“San Isidro Labrador, pájaro que nunca anida, no le pegues más al niño, que ya ha aparecido el peine”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris