Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Raíces

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
lunes, 27 de septiembre de 2010, 12:01 h (CET)
Esto es lo que necesitamos para estar “centrados” y no dispersos. La intimidad propia de la familia es la que centra al hombre. En ella potencia su humanidad, la enriquece, la equilibra, le añade densidad.

Con frecuencia oímos en la calle y en los medios de comunicación: ¡este mundo está revuelto! Hoy, una nueva victima mortal, -una joven mujer apuñalada por su ex marido-, sexo, eutanasia, aborto, la crisis, el futuro de nuestros jóvenes, el fracaso escolar…muchas, muchas noticias negativas.

Cierto, que los poderes políticos tienen la mayor parte de culpa de todos estos problemas, ¿pero nosotros, las familias, qué hacemos? Sobre todo en el ambiente delictivo y destructivo que encontramos en la calle, sí que podemos hacer algo. Somos los padres de familia los que tenemos que empezar por crear un ambiente de hogar donde haya paz y convivencia. Una familia que se respeta, que educa en “libertad” que no “libertinaje”, es más probable que esos hijos, el día de mañana no cometan esas barbaries.

Familia, raíces, es lo que necesitamos y se construiría una juventud con valores. Los seres humanos se edifican así mismos y crecen en el interior cuando se les apoya y corrige con el testimonio.

¡Vale la pena!, esforzarnos, los padres, las familias, por dar buen ejemplo, y casi sin darnos cuenta estaríamos inculcando la paz, la justicia y la caridad que a muchos nos falta, y que todos deseamos. Sobre todo tener más comprensión, más paciencia que viene de “paz y ciencia”, y sobre todo no desear a los demás lo que no queremos para nosotros.

Alguien dijo: “Cuando consigas arreglar al hombre, habrás arreglado al mundo”.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris