Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Peluqueros unos y esquiladores otros?

Juan Escribano (Madrid)
Redacción
lunes, 27 de septiembre de 2010, 12:00 h (CET)
Señor director: Estoy obnubilado, con los plomos fundidos por el asombro que me ha causado el enterarme de la sensibilidad de la Junta de Andalucía para captar las preocupaciones y el sentir de los andaluces; el 30% de paro, el que haya muchas familias en donde todos sus miembros estén mano sobre mano, los follones en los astilleros, etc. son asuntos que no tienen importancia que les tienen sin cuidado, lo que de verdad preocupa a la sociedad andaluza, es el indemnizar a las mujeres que fueron vejadas por el franquismo, reparando una gran injusticia ¡que sensibilidad! ¡Qué gran sentido de la justicia tienen los “gobernantes” andaluces! Yo digo ¿por qué solo a las vejadas por el franquismo y no también a las vejadas por los republicanos que haberlas, las hubo? Conocí a una señora de un pueblo de Cuenca que le cortaron el pelo al cero porque era de derechas e iba a misa los domingos y hace años conocí a un señor (ya le he perdido la pista) que me conto la siguiente historia: cuando él tenía 6 años una noche llegaron a su casa unos milicianos que se llevaron a su padre para darle el paseo, mientras, otros milicianos se quedaron en la casa y violaron a su madre delante de él, su madre acabó en un manicomio y él fue recogido por unos tíos con los que se crió.

Yo pregunto al señor Griñán, que pasa, que los HP de la República eran estupendos peluqueros que cortaban el pelo a las mujeres y les hacían el amor, mientras que los HP del bando de su padre, ¡del bando de su padre, señor Griñan! ¿Eran esquiladores y violadores? Señor Griñán, con esos mil ochocientos euros con que usted quiere indemnizar a las mujeres vejadas por el franquismo, ¿pretende ocultar que usted es hijo de un comandante del Regimiento de la Guardia de Franco, jefe según podemos entender de los esquiladores? Yo no digo que su padre fuera un esquilador, ni mucho menos, seguro que era una buena persona, pero es usted quien está poniendo en tela de juicio la honorabilidad de su padre ¿es que siente vergüenza de ser hijo de un escolta de Franco cuando se “vejaban” a las mujeres? Yo pienso que debería estar agradecido porque usted comía tres veces al día por lo menos y pudo cursar unos estudios, cosa que no todos pudimos hacer.

No pretendo con esto defender a Franco, ni mucho menos, solo que pienso que la justicia sino es igual para todos, deja de ser justicia.

En fin, señor Griñán, le ruego que me perdone, pero los políticos como usted y sus palmeros, que a pesar de tener las arcas vacías, no les importa empeñar más a su pueblo con tal de llenar las urnas con sus papeletas, me levantan un dolor de cabeza terrible, así que me tomaré un paracetamol de un gramo y me irá a la cama.

Hasta otro día si Dios quiere.
Noticias relacionadas

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos

Inés Arrimadas, la chica del 17

Perfiles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris