Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La verdad, eso del IRPF...

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
lunes, 27 de septiembre de 2010, 11:43 h (CET)
Me tiene hasta la coronilla, por no decir una obscenidad. ¿Es que no hay nadie que sea capaz de explicar, claramente para que lo entendamos todos, las argucias que lo conforman y cómo está diseñado para que sólo las rentas más altas salgan “ilesas” de sus embates? ¿Es que no hay nadie, de los que conocen sus entresijos –Asesores, Gestores, Inspectores, etc.- que tenga el arrojo de explicar sus desgravaciones y deducciones y cómo afectan más, obviamente, a los más pudientes? ¿Y el Gobierno? ¿Porqué no establece que dichas desgravaciones y deducciones sólo sean para las rentas inferiores a 30.000 €/año? Qué, por otra parte, sería lo más justo, lo inequívocamente socialista y lo de mayor calado social. Incluso, si me apuran, para las rentas antes señaladas, habría que aumentarlas, o rebajar los tantos por ciento que se les aplica sobre la base imponible (cuando menos a los millones de mileuristas, dieciocho creo que son ya). Eso sí que sería una reforma fiscal adecuada y progresiva. Sencillamente, porque los que gozan de unos ingresos altos tienen muchas más posibilidades de “adquirir” los productos deducibles y desgravables que, además, no van a necesitar cuando se jubilen. Pero en fin…

Desde luego, no es de recibo, como he leído por ahí, que subirá el tipo marginal del 43% al 47% para las rentas superiores a 120.000 € (pagarán unos mil € más, ¡menuda ruina!) y no se tocará, de momento, ese impuesto sobre las grandes fortunas (como el que existe, por ejemplo, en Francia, donde quizás lo pague la Sra. Ministra de Hacienda por sus apartamentos en Cannes) o el extinto Impuesto sobre el Patrimonio, que, salvo que la inspección “no persiga” como ocurría cuando se aplicaba, es el único que puede hacer justicia fiscal. Todo gracias a la aquiescencia del Partido Nacionalista Vasco (PNV) –al que debemos estar muy agradecidos, pero, sobre todo, los más pudientes- que apoyará los Presupuestos Generales del Estado a cambio de alguna prebenda, como ya ocurrió en otras ocasiones, y dejará las manos libres al Gobierno para consumar sus “trajines”.

¿Y por qué será que estos demócratas jamás bareman y su política fiscal es un enojo más a los trabajadores, curiosamente, por el partido de los obreros?

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris