Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Das con apellido

Nieves Fern ndez
Nieves Fernández
domingo, 9 de enero de 2005, 00:39 h (CET)
Hay d as especiales que an siendo laborables se convierten en fechas inolvidables y personales. Las fechas nos rodean y condicionan desde el d a en que nacemos, incluso antes, pues raramente coincide ste con el d a previsto para el parto, no siempre los clculos del ginec logo coinciden con los de la parturienta.

Nos aferramos a las fechas y transitamos por ellas a golpes de agenda y calendario. Das para nacer y para morir, d as para el amor o el desamor, das de ocio o de trabajo. Pero hay otro tipo de d as celebrados con ms o menos raz n en su onomstica, son los conmemorativos de mbito nacional e internacional de cualquier temtica y contenido.

Cada colectivo o parcela profesional reivindica su d a anual llamando la atencin con su problem tica, peticiones lgicas, pero es que al pobre calendario ya no le quedan fechas para darnos y se duplica y triplica lastimosamente como antes hiciera el santoral y como ocurre ahora con las prisas por conseguir determinados dominios en Internet. Y es que proliferan tanto los d as de... como en este tiempo las castaas; hasta setenta d as con apellido aparecen en un calendario conmemorativo del que exponemos algunos ejemplos por su curiosidad. Anoten y feliciten: Uno de enero, Da del Hijo; doce de mayo, D a del Nieto; veintiuno de mayo, Da del Ahijado y veinte de julio, D a del Amigo. Otras fechas a recordar seran D a del Dirigente de Personal o del Ftbol, del Malabarismo o del Pescador Deportivo, del Papa o del Matrimonio, del Pizzero o del Mec nico, del Bancario, del Trabajador de la Construccin o del Obrero Cartonero. D as para todos. Est visto que el ser humano es un animal de fechas, insatisfecho con las cl sicas del Padre, de la Madre y de los Enamorados. Dense prisa en buscar su Da o el pobre calendario se ver en la obligacin de ampliarse y multiplicarse en celebraciones multitudinarias aglutinando, sin querer como ya hace, a varios colectivos.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris