Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Das con apellido

Nieves Fern ndez
Nieves Fernández
domingo, 9 de enero de 2005, 00:39 h (CET)
Hay d as especiales que an siendo laborables se convierten en fechas inolvidables y personales. Las fechas nos rodean y condicionan desde el d a en que nacemos, incluso antes, pues raramente coincide ste con el d a previsto para el parto, no siempre los clculos del ginec logo coinciden con los de la parturienta.

Nos aferramos a las fechas y transitamos por ellas a golpes de agenda y calendario. Das para nacer y para morir, d as para el amor o el desamor, das de ocio o de trabajo. Pero hay otro tipo de d as celebrados con ms o menos raz n en su onomstica, son los conmemorativos de mbito nacional e internacional de cualquier temtica y contenido.

Cada colectivo o parcela profesional reivindica su d a anual llamando la atencin con su problem tica, peticiones lgicas, pero es que al pobre calendario ya no le quedan fechas para darnos y se duplica y triplica lastimosamente como antes hiciera el santoral y como ocurre ahora con las prisas por conseguir determinados dominios en Internet. Y es que proliferan tanto los d as de... como en este tiempo las castaas; hasta setenta d as con apellido aparecen en un calendario conmemorativo del que exponemos algunos ejemplos por su curiosidad. Anoten y feliciten: Uno de enero, Da del Hijo; doce de mayo, D a del Nieto; veintiuno de mayo, Da del Ahijado y veinte de julio, D a del Amigo. Otras fechas a recordar seran D a del Dirigente de Personal o del Ftbol, del Malabarismo o del Pescador Deportivo, del Papa o del Matrimonio, del Pizzero o del Mec nico, del Bancario, del Trabajador de la Construccin o del Obrero Cartonero. D as para todos. Est visto que el ser humano es un animal de fechas, insatisfecho con las cl sicas del Padre, de la Madre y de los Enamorados. Dense prisa en buscar su Da o el pobre calendario se ver en la obligacin de ampliarse y multiplicarse en celebraciones multitudinarias aglutinando, sin querer como ya hace, a varios colectivos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris