Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Obreras del pueblo

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
sábado, 25 de septiembre de 2010, 20:15 h (CET)
Lamentablemente en estos momentos no sólo estamos viviendo una fuerte y dolorosa crisis económica, también existe día a día, momento a momento, una gran crisis de creatividad en muchos aspectos en la moda, en el cine, en el arte, en la música y por supuesto en los productos que se emiten a través de los medios de comunicación.

Ni la prensa escrita, en plena revolución de cambio del papel a Internet, ni la televisiva, ni el mundo de la radio tienen, o eso parece, ningún interés en cambiar estilos, en ser evolutivos. La prensa escrita porque navega entre el no tener dinero para dejar a sus reporteros salir a la calle para vivir en primera línea las noticias candentes que son las que interesa el ciudadano y por tener la competencia de Internet que usa la inmediatez de la información y otro tanto le sucede a la radio. Así pues andamos a trancas y barrancas incomprensiblemente.

Cada día más los editores de estos medios citados intenta invertir menos en sus productos, lo único que les interesa es que las horas y las páginas se cubran como sea, sin importar que el contenido sea decente, creativo y llegue a las masas. Grave problema que implica que los que mandan e invierten sus euros en un medio de comunicación o pecan de poco profesionales o su cinturón anda tan estrecho que llevar adelante un producto en condiciones les es absolutamente imposible. Así andamos.

Las cadenas televisivas intentan ganarse a la audiencia con series bien hechas e interesantes como “Águila Roja”, “Los Pilares de la tierra” “Cuéntame” “Aída” “Amar en tiempos revueltos” “C.S.I” y alguna más que olvido, luego están los programas ya conocidos que se ocupan de buscar falsas princesas y de emponzoñar la parrilla de forma barriobajera y de mentir sin medida en cada minuto de su programación que suele ser mucha. Hay programas en parrilla que duran ya diez años y que han creado muchos “artistas”, muchos mentirosos, muchos personajes que serían capaces de pisar el cadáver de su madre por seguir conservando la silla televisiva.

Estoy harta de princesas, verdaderas o falsas, de las que están aprendiendo y no llegan , de las que llegaron y no hacen nada o casi nada, de las que pudieron ser princesas y dicen tonterías porque en algún lugar tienen que trabajar si no hay en la sociedad quién las sustente o bien ellas nos tienen suficiente agallas, personalidad y fuerza para tirar adelante con libertad absoluta, últimamente han hecho declaraciones cuando hubieran estado mucho mejor calladas ¡por favor¡, esa falsa monarquía televisiva tiene que tocar fondo, ha llegado su momento, de otra manera la gente de la calle, con tantos problemas en sus casas, llegará un momento en que será capaz de confundir la verdad con la mentira que a diario sirven algunas cadenas de televisión.

Desde luego, y a buen seguro, que a estas alturas muchas personas están convencidas que las princesas son tal y como nos las presentan por televisión, es cierto que hay princesas de hoy en día que salieron de ella y en lo único que pueden parecerse, al menos de momento, es que se compran vestidos en la misma tienda.

Pido para todos programas muy especiales para los niños, con sus personajes y sus historias, payasos que canten, magazines entretenidos y sin chabacanería, especialmente por la tarde, donde la gente se divierta sin despellejar al otro, conversaciones con sentido común e interesantes y no hace falta que tengan un alto voltaje intelectual, ¿por qué algunos corrillos en lugar de disfrutar despellejando la actuación de un famoso no se ponen a hablar de la película que emitieron la noche anterior como por ejemplo “Seda” cuyo guión esta basado en una novela maravillosa donde hay amor, desamor, fantasía, magia, diversión, es una delicia.

Basta de falsos oropeles y pseudo princesas del pueblo televisivas de cartón piedra y jeta operada, la gente de la calle que sufre, que no sabe qué va a ser de su vida si no paga la hipoteca o el alquiler, que no tiene un euro en el bolsillo ni para tomar un café fuera de casa, que no sabe si un día lejano o cercano volverá a tener trabajo está harta de “monarquías” televisivas inexistentes en la realidad inventadas por los sesudos directivos de las cadenas para lograr mayor audiencia aunque sea entonteciendo al pueblo soberano que, visto lo visto, todavía no ha aprendido a manejar el mando a distancia.

Las mujeres y los hombres obreros quieren ver en los medios de comunicación, ¡lo piden a gritos¡ su realidad diaria, sus penas, sus alegrías y vagar menos por el mundo de lo imposible, que alguien, y no sólo los telediarios, los Punset de turno les hablen con rigor, con mucha simpatía, con ironía, pero de verdad, las obreras, las que tienen trabajo y las que engrosan las estadísticas del paro y que son millones en España, no quieren ni princesas de papel couché, ni monarquías inventadas y falsas creadas por los programas de televisión y en todo caso lo que si se pide a la Monarquía actual, la única que es Real y tangible, es que debería ser más clara y transparente.

Casos delictivos donde se mezclan el fraude, el soborno y el blanqueo de dinero, entre otros delitos, con el mundo del colorín como el denominado Malaya nunca deberían ser tratados por las televisiones como un espectáculo y además dando a ganar miles de euros a los presuntos delincuentes implicados en ellos, que se abran de par en par las ventanas de los televisores y se sepa en este país quién roba, por qué y por qué todos pasamos penurias económicas y de creatividad, es el momento de hablar claro y a quién le toque hacer esto y no tenga valor ni ganas que se vaya a descansar a casa.

Muchos medios de comunicación tienen detrás a alguien que les “sugiere” actuaciones y manera de dar la información, algunos mienten a sabiendas, otros dan las verdades a medias y todos arriman el ascua a su sardina, todos sabemos que los medios influyen mucho en el ciudadano pero es la tele el que entra en todas las casas, es el medio más popular pero también el que puede hacer más daño, por lo tanto que sus dirigentes se vayan templando.

A las obreras de España ya no les gusta soñar tanto, quieren la verdad aunque sea dura y por lo tanto con una pseudo monarquía de cartón piedra dirigida por una princesa zafia, populachera, intrigante e ignorante creada por una cadena televisiva no se identifican nada y piden respeto, porque obreras del pueblo como obreros somos la mayoría. Un respeto.

JULIA ROBERTS Y JAVIER BARDEM MENOS SOLIDARIOS

La pasada semana escribíamos en esta columna del acto de solidaridad en el que participaban la mayoría de gentes del cine presentes en el Festival de Cine de San Sebastian, se trataba de que todos firmaran en cada un de las botellas de Golden Jeroboam de Moët Chandon, champagne que acompaña al Festival estos días y también durante años en la alfombra roja de Cannes, de Dauville y de Hollywood, una marca que ha creado unas botellas especiales con toques de Swarovski para que se pudieran subastar y recaudar dinero para la Casa del Actor.

La mayoría de actores y gente del cine que ha aterrizado en el festival donostiarra desde que se decidió llevar a cabo esta iniciativa no ha tenido ningún problema en firmar su botella y fotografiarse con ella, un gesto que les honra y les hace más humanos al tiempo que les aleja de los personajes que interpretan y la vida de oropel, casi siempre mentira, en la que el público les enmarca.

El lunes de esta semana la alfombra roja del Festival de Cine de San Sebastián la pisaron dos de los grandes, Julia Roberts y Javier Bardem, que fuera de concurso iban a presentar la película que con su presencia van vendiendo por todo el mundo (así lo escriben sus contratos, cuando ruedan una película, por el mismo precio tienen que ir a promocionarla). Julia y Bardem se levantaron con la mejor sonrisa y se presentaron ante los medios para hablar de Eat, Pray, Love (Comer, Rezar, Amar) y hablaron sólo de eso, Julia vestía espectacular de negro y con minifalda, pelo recogido e hizo su papel a las mil maravillas, Bardem otro tanto, se fotografió cogido de la mano de Julia y acabaron pronto, pues ninguno de los dos quiso hablar de su vida privada.

Las estrellas están ahí arriba, se las ve brillar pero son inalcanzables, tú les hablas y ellas no te escuchan, pero son hermosas, mucho, en la noche de San Lorenzo viajan de un lugar a otro con esa rapidez y majestuosidad que las caracteriza y los humanos, ¡pobres de nosotros¡ las llamamos estrellas fugaces, los italianos las llaman stelle cadente, es hermoso el nombre, a Julia y Javier ignoro es qué lugar les podríamos encajar en este universo estelar, andan de un lado para otro y son casi intocables.

Ellos firmaron una botella, la botella de la película, ninguna con su nombre y de aquel momento no hay foto para la posteridad ni tampoco para la publicidad de la marca, tal vez algún tipo de contrato ha impedido esta foto solidaria, no lo sé, la solidaridad con los compañeros actores y actrices que puedan necesitar algún día los servicios de la Casa del Actor parece haber sido condicionada por más altos intereses particulares.

La botella dedicada a la película que protagonizan Javier y Julia saldrá también a subasta pero tal vez a los colegas que conocen especialmente a Javier esa firma sin foto les sabrá a algo amargo, de verdad, ¿cómo se puede cambiar tanto? ¿cómo se puede ser tan egoísta? ¡que se lo haga mirar¡ era una persona, ahora es una actor, sólo eso, es bien pobre el asunto desde mi punto de vista. Poderoso caballero es don dinero.

Como contrapartida el grupo de la serie “Cuéntame” también tenían su botella y todos a una la han firmado y han posado con ella como si fuera un valor preciado y me consta que todos sus componentes: Ana Duato, Imanol Arias, Pilar Punzano, Pablo Ribero, Ricardo Gómez y Ana Arias además de trabajar en televisión y ser actores en su vida diaria y personal hacen una apuesta personal que se hace ser solidarios con sus compañeros de profesión.

LUMINOSAS CON DIAMANTES
San Sebastian es una ciudad hermosa para vivir, para pasear por ella, para disfrutar, para comer, para charlar y para ponerse guapo, en la Bahía de la Concha está instalada La Perla Centro Talaso-Sport un centro de bienestar de 5.500 metros cuadrados, en estos días del festival el centro se ha puesto a los pies de todos los invitados haciendo tratamientos específicos para que actrices, actores y resto del personal lucieran más en la alfombra roja.

Este centro de belleza es el más grande que hay en el País Vasco, por él han pasado las actrices Lola Marceli, Adriana Ugarte, Santi Millán, Martxelo Rubio, José Coronado, Juanjo Puigcorbé, entre otros muchos, ¿qué servicios han probado?, había dos que podían realizarse en un día o bien en dos partes, uno facial que se llama Diamond Sublime de la casa Natura Bissé que es una firma de cosmética de lujo que ilumina el rostro y en el que se usan diamantes reales que se encargan de armonizar los chakras, las actrices salían del spa relajadas, contentas y con todo el estrés del viaje, de su trabajo y de la vida cotidiana olvidado y con un cutis resplandeciente, el segundo tratamiento era corporal, conocido como Diamond Magnetic, de la misma firma, es un ritual a base de hierro micronizado y polvo de diamantes y hace que la piel brille y quede transparente con luz propia, una vez aplicado los actores y actrices salían de él como si hubiesen dormido 24 horas seguidas.

El Festival de Cine de San Sebastian además de dar a conocer las últimas novedades cinematográficas también tiene en cuenta a los invitados, les tratan a cuerpo de rey y además se acuerdan de los menos desfavorecidos para que si un día lo necesitan tengan en buenas condiciones la Casa del Actor. Nos hacen felices, iniciativas como éstas nos alegran los sombríos días cotidianos. Gracias.

Noticias relacionadas

Cataluña del futuro

Mientras Cataluña vive la campaña del 21-D, el heredero de Fortuny, el ex-president Puigdemont sigue como un exiliado en Bélgica

Perpetuar nuestro cáncer

La autarquía, la corrupción, la des-justicia, los privilegios

El 9 de diciembre de 2017

El Dia Internacional contra la Corrupción y para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas de Crimen de Genocidio y para la prevención del mismo no estaban en la actualidad española de este domingo

Sin acatamiento de las leyes no hay Estado de derecho

“Seamos esclavos de la Ley para que podamos ser libres” Cicerón

Puigdemont y los encantadores

Puigdemont ya no contempla sublimadoramente un horizonte de independencia pero sigue aduciendo turbias estratagemas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris