Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Para después de Feria (de Albacete)

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 25 de septiembre de 2010, 03:00 h (CET)
Siempre se dice tras la feria, después de feria o para la feria, como si al marcar ese tiempo lúdico y festivo los problemas, los problemas verdaderos nos esperasen apáticos y sin ganas de darnos la lata en los mejores días, aquellos días en los que llega nuestro mejor descanso, en las ferias de septiembre donde comienzan verdaderamente los años.

Para la feria o para después de feria se dejaba todo en el pueblo, lo que ocurre es que las ferias ya no son lo que eran o han sido siempre, las ferias llenas de ilusión donde los caballitos y la magia aparecen anualmente pues, que quieren que les diga, que los niños ahora la feria del tiovivo y los juguetes la tienen a diario, la tienen a mano en su pueblo o ciudad o en cualquier pueblo. Y ya se sabe que son precisamente los niños, tus propios niños, los que te hacen vivir y disfrutar en las ferias y fiestas, con lo cual o la feria, aprovechando los nuevos tiempos, se reinventa o persigue su propia tradición durante cientos de años para ofrecerse auténtica o se perderán muchas ferias por culpa de sus organizadores y gobernantes.

Hablo como no de la Feria de Albacete, una de las mejores ferias, puede que la mejor de España por su contenido, colorido, actividades, participación, etc, etc… Vamos, toda una feria digna de ver y de sentir para traerte el mejor recuerdo de una fiesta distinta y plena de sabor manchego, con todo el orgullo del mundo por serlo.

He de reconocer que de las dos veces que he visitado esta feria, hace unos 15 años y el presente septiembre, no lo hice como destino final y único, lo hice siempre como a veces nos pasa en La Mancha con algunos de nuestros turistas, por estar de paso. Recuerdo que en aquella ocasión, a finales de siglo, me sorprendió la Feria de Interés Nacional de Albacete, no se parecía a ninguna otra que yo conociera, me recordó la magia de las ferias que me contaban mis mayores de niña. Su autenticidad se hacía notar en cada puesto, en cada rincón del parque circular donde se hallaba ubicada. Tras los años ha vuelto a sorprenderme la feria albaceteña en una convocatoria muy especial, la de sus 300 ediciones ininterrumpidas, lo que le ha hecho merecer ir hasta ella sin motivo de paso, sino mereciéndose por mérito propio ese apellido magnifico de Feria de Interés Internacional.
Pues, ¿qué tiene la Feria de Albacete para hacerse llamar Internacional? Tiene cientos de motivos para que te acerques hasta ella y volver cansado con la imposibilidad de verla toda en una larga tarde/noche. Los ojos se te volverán chiribitas, como en la infancia, si quieres llegar a todo, a exposiciones, artesanía, chiringuitos, la mejor gastronomía, los artistas locales, los nacionales o los internacionales que aquí no se le hace ascos a nada que tenga que ver con la participación y la alegría, en esta Feria, y que me perdonen las demás ferias donde también siempre me emocioné con su disfrute, se cuidan los últimos detalles, nada se deja en el olvido, ni la limpieza, ni los aseos, ni la gran organización, ni la pequeña. Un gran detalle, en muchos puestos la programación publicada a modo de periódico gratuito nos indica en qué lugar y a la misma hora se celebran actos festivos de toda índole y para toda edad. Tanto es así que mientras los medios de comunicación se vierten también, participando con espectáculos en directo en medio del recinto, colaborando como el que más con el Ayuntamiento, lo mismo que otras 800 asociaciones más, pues a un tiempo se celebran encuentros folklóricos, baile de salón, juegos populares y una exposición muy artística sobre navajas gigantes, logotipo este año de una magna exposición que recorre la calle principal con navajas personificadas y tuneadas, en el mejor sentido, por decenas de pintores y artistas. Pero no crean que ahí se queda todo, 2 grandes norias se disputan el cielo de Albacete, de esas que para sí las quisieran en otros países de Europa para fardar de noria, y atracciones, múltiples atracciones para niños y jóvenes. De los toros prefiero no hablar porque ningún bando a lo mejor se quedaría conforme, según polémica.

Si a lo largo del año en España no podemos olvidarnos de otras fiestas como las Fallas, San Juan, la Feria de Sevilla, los Sanfermines, la Semana Santa malagueña, San Jordi o la Pilarica, no olvidemos tampoco a septiembre con su Feria mas internacional en Albacete. No lo dejemos para después de Feria.

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris