Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Correbous: Sin comentarios

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
viernes, 24 de septiembre de 2010, 22:00 h (CET)
Que no se me enfaden sus señorías, pero viva la madre que los parió y lo descansada que se quedó. Cabreado hasta la médula, me comenta un buen amigo, taurino y catalán de nacimiento, corazón y devoción, que uno a uno, en fila y con un casco vikingo tendrían que salir a un ruedo, con dos bolas de fuego ensartadas en los cuernos (los del casco) y una tropa de gente descargando su adrenalina tirándoles del rabo (al que tenga para lucirlo), o cosiéndoles a patadas. Dice el pobre que quizás así la cordura y la coherencia invadiera el escaso conocimiento que demuestran tener. No puede comprender que, para sus lúcidas mentes, no hay tortura si no hay muerte: hablando en plata, que puedes putear hasta que el astado de turno reviente, que mientras no se muera, no pasa nada. Vamos, lo que hacen los servicios secretos de muchos países civilizados, y no tanto, colgando electrodos de los testículos y pezones, clavando astillas entre uña y carne o, directamente, inflando a golpes al sospechoso que toque. Todo legal y permisible si no la palma el sufrido receptor de los tormentos.

Yo, apolítico en esto del toreo, le he dicho que no se haga mala sangre, que es lo que hay, gente indigna y con mucho morro que un buen día gozó prohibiendo las corridas de toros con el argumento del maltrato animal y que ahora, que hay que caer bien y respetar tradiciones de cara a las elecciones, cambia el discurso y se tira a la arena de la incongruencia. Es como justificar que se tire una cabra de un campanario siempre y cuando abajo se coloque una colchoneta. Menuda banda.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris