Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Análisis político-económico   -   Sección:  

Análisis del pasado mediato del euskera en Navarra, sus vicisitudes políticas y su previsible futuro

Germán Gorráiz
Germán Gorráiz López
@ggorraiz
viernes, 24 de septiembre de 2010, 07:07 h (CET)
Durante la dictadura franquista asisitimos a la utilización en exclusiva del euskera en política por grupos de ideología radical independentista, lo que propiciará la identificación de dicha lengua ( en teoría patrimonio de todos los navarros) con el independentismo vasco y marcará irremediablemente su devenir próximo con la creación de una dicotomía artificial (euskara = independentismo vasco y castellano= navarrismo español), que favorecerá la aparición de partidos navarristas de ámbito local y estatal que harán bandera de su navarrismo y españolidad hasta llegar a alcanzar sucesivamente el Gobierno foral.

Aparición de las primeras ikastolas en Navarra (Paz de Ziganda y San Fermin en 1965): Si bien en los primeros tiempos del franquismo, la postura del régimen hacia el euskera fue claramente represora y coercitiva, con el paso del tiempo se fue relajando y en 1965 asistimos al nacimiento de las primeras Ikastolas de Navarra (teniendo a Jesús Atxa y Jorge Kortes como principales impulsores y a Amadeo Marco como colaborador necesario) con el objetivo de conseguir la normalización del uso del euskara en Navarra y que a base de imaginación e iniciativas como el Nafarroa Oinez han tejido una red 15 ikastolas por toda la geografía navarra, siendo en este momento consideradas concertadas por el Departamento de Educación. Posteriormente, la demanda y presión de los padres euskaltzales conseguirá la implantación del Modelo D en los centros Públicos, unificando cultura y euskera y permitiendo el posterior fenómeno de la matriculación masiva en el Modelo D (cerca del 30% del nuevo alumnado).

Implantación de la Ley del Vascuence en 1986, en un intento claro de impedir la normalización del euskara en todo el territorio foral, con la creación de cotos geográficos cerrados e impermeables a toda influencia externa, que a día de hoy aún permanecen vigentes aunque con síntomas de resquebrajamiento en sus paredes (posible ampliación de la Zona Mixta al Sur de la Cuenca de Pamplona ) y errónea aplicación de la discriminación positiva hacia el euskara durante el Tripartito del presidente Otano, con puntuación excesiva por el conocimiento de dicha lengua a la hora de optar a los puestos de trabajo (básicamente de la Administración foral) y consiguiente sensación de agravio comparativo y malestar entre los no euskaldunes.

Llegada al poder de partidos de derecha navarro-españolista, que aprovechándose del descontento creado entre los no euskaldunes por la ya mencionada excesiva valoración del euskera en tiempos del Tripartito, aplicarán una política de discriminación negativa hacia el euskera, dejando totalmente constreñida la aplicación de la todavía vigente Ley del Vascuence, equiparando la valoración del euskera con otras lenguas de la Comunidad Europea y apareciendo como paladines de la igualdad de oportunidades para todos.

Respuesta desigual del funcionariado foral al reciclaje del euskera debido a la dificultad intrínseca de dicho aprendizaje, (siendo este uno de los factores claves de la imposibilidad en pleno siglo XXI de la normalización del uso del euskara en la vida cotidiana de Navarra y del exiguo incremento del 1,5 % de vascoparlantes en los últimos 15 años), amén de la ya mencionada discriminación negativa y las actitudes restrictivas del Gobierno navarrista, incumpliendo su propia legalidad y haciendo uso del "pase foral" en las sentencias judiciales a favor del uso, promoción y valoración del euskera, del que sería paradigma la sentencia del 25/05/2009 del Tribunal Supremo (TS), desestimado un recurso presentado por el Ejecutivo de UPN ( confirmando la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN)) por la que se anularon varios artículos del Decreto Foral 29/2003 sobre el uso del vascuence en las Administraciones Públicas de Navarra.

Auge de los modelos plurilingües (también conocidos como TIL o British), que han pasado de ser la opción de un 6,71% del alumnado a ser cursados por un 17,71% de los estudiantes. Su aparición fue pronto jaleada por los ideólogos navarristas como alternativa y muro de contención a la incesante progresión de la matrícula del Modelo D en colegios públicos e ikastolas, lo que unido a la supresión de la discriminación positiva hacia la titulación de Euskara por parte del Gobierno Foral, han conseguido el estancamiento y futuro declive de la matriculación en el modelo D , Modelo Educativo que utiliza el euskera como lengua vehicular y que cuenta con el 22% del alumnado matriculado en el 2010 ( retroceso del 3% respecto al curso 2008-2009).

Agudización del fenómeno de la Inmigración ( en los últimos cinco cursos el número de escolares extranjeros ha aumentado un 45%), con el consiguiente aumento de gastos educativos debido a las nuevas necesidades de recursos humanos y materiales que hasta el momento han sido sufragados sin excesivos agobios debido al superávit de la Hacienda Foral, pero la severa crisis económica que se perfila en los próximos años y la consiguiente disminución de ingresos en las arcas forales provocará en un futuro mediato la imposibilidad de mantener los tres modelos educativos (G, TIL y D) con fondos públicos, lo que unido a la clara apuesta del Gobierno de UPN por la enseñanza en Inglés tendrá efectos negativos en la expansión del Modelo D en forma de severo recorte de presupuestos.

El euskara se encamina pues, lenta pero inexorablemente hacia un progresivo estancamiento, ayudado por la asfixia económica, apatía ideológica e inanición laboral, dibujándose un escenario a 30 años en el que quedará reducido a los tradicionales islotes geográficos del Noroeste de Navarra, así como pequeños rodales ideológico-sentimentales esparcidos por diferentes pueblos y ciudades del territorio foral.

En nuestras manos está pues la posibilidad de evitar su irreversible declive y posterior fosilización, incrementando las campañas de promoción del uso del euskara en todos los ámbitos de la sociedad, adoptando medidas para la conservación y expansión de los dialectos del vascuence en Navarra; promoviendo una discriminación positiva pero racional en el Concurso de Méritos en las oposiciones; exigiendo al Gobierno Foral de turno el cumplimiento de las sentencias judiciales sobre el euskera y el desarrollo legislativo de la todavía vigente Ley del Vascuence y haciendo en definitiva que el euskera sea un bien cultural y nexo de unión de todos los navarros.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris