Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:  

¿Ha encandilado ZP a la élite económica de EE.UU.?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 24 de septiembre de 2010, 07:01 h (CET)
El siglo XIX le dio al mundo del teatro y del transformismo un extraordinario personaje, que causó la admiración del mundo de la farándula y del espectáculo con sus facultades para el canto, la declamación y, de un modo especial, por su extraordinaria habilidad por cambiarse de vestimenta, el transformismo, una modalidad que sus actuaciones puso de moda durante una época. Leopoldo Frégoli fue un actor cuyos espectáculos han sido descritos como “una trama dramática de género diverso, dentro de la cual él iba cambiando de voz, de vestuario y de registro, todo ello de una manera tan frenética que conseguía dar vida, dentro de una misma función, a docenas de personajes distintos”. No puedo encontrar un mejor ejemplo para describir, en un sentido metafórico, a nuestro presidente. el señor Rodríguez Zapatero. Evidentemente, él no practica la habilidad de cambiarse de vestuario en sólo unos segundos pero, por contra, sí tiene una facultad similar cuando se trata de modificar su modo de actuar; de cambiar de ideas en un plis plas; de mutar su discurso, según le convenga, en el espacio de unos pocos minutos o, en fin, ser por la mañana un seguidor de Keynes y, por la tarde, ser un defensor acérrimo del liberalismo más extremo o del capitalismo más obsceno.

Cuando le interesa mostrar su faceta más socializante, cuando se descamisa y se anuda el pañuelo rojo al cuello, entonces señores, promete millones de empleos, despotrica contra los ricos, se deshace en promesas de mejoras sociales y reniega de todos aquellos que favorecen al capital o se convierten en especuladores, que traman extrañas conjuras en las bolsas para acabar con España; pero nuestro Presidente no se detiene ante pequeñeces, escrúpulos o simplezas éticas o morales cuando, “por cuestiones de Estado” o por presiones externas, tiene que recoger velas y cambiar toda su ideología para evitar que las marionetas, con la que es capaz de distraer a esta parte de la ciudadanía que se deja deslumbrar por utopías igualitarias o por promesas de libertinajes sin tasa ni medida; de pronto, se transforman en amenazantes nubarrones de recesión, tormentas de degradación del bienestar y rayos de desempleo masivo; que han hecho tambalear todo este frágil edificio construido a base de palabras, de frases sincopadas y de gestos teatrales con los que ha conseguido, hasta ahora, mantenerse en el poder.

Lo que ocurre es que, hasta en el Infierno, para tener la categoría de diablo jefe, hace falta hacer oposiciones y ganarlas. Nuestro señor ZP se ha pasado de listo pero, en esta ocasión, la foto le ha traicionado. Basta echarle un vistazo a esta foto de nuestro Presidente compartiendo la mesa del rico Epulón, con todos aquellos personajes a los que él mismo calificó de “especuladores”, cuando España estuvo a punto de quebrar como nación y que, ahora, ¡cosas del destino!, de pronto, se han convertido en el objetivo inmediato para inducirlos a que inviertan en nuestro país, cosa que ha intentando hacer usando, como siempre, su lenguaje genérico, sus palabras altisonantes y su habitual falta de concreción. En esta ocasión, no se enfrentaba a analfabetos de la economía, sino a grandes especialistas, a multimillonarios que, sin duda, están mejor informados de lo que ocurre en nuestra economía interna que el propio señor ZP. Resulta pueril que ZP intente dar una lección magistral a la flor y nata de la banca, fondos de inversión, y aseguradoras; estando presentes Mongan Stanley, Citigroup, Goldman Sachs etc., todos ellos al tanto de toda la problemática financiera mundial. No es probable que ZP pueda desvelarles algo que ellos no sepan mucho mejor que él.

No tengo ninguna duda de que todos los asistentes lo único que tenían interés en averiguar personalmente era si, las noticias que tenían de nuestro señor Rodríguez Zapatero, la imagen que se habían hecho de su persona y el cúmulo de despropósitos que lleva en su haber, se ajustaban a la realidad o sólo eran informaciones mal intencionadas. Evidentemente que no se habrán tragado nada de la gran reforma de nuestra legislación laboral o de lo del boyante de nuestra economía, o de los proyectos ilusorios de reducir nuestro déficit público, de modo que, en solo dos años, pasemos del 11% al 3% o de sus proyectos para luchar con decisión contra el desempleo “su objetivo prioritario”. Lo que no parece que les haya dicho es cómo lo va a hacer. Cada día estamos aumentando nuestra deuda pública, nuestras empresas siguen estando a la cola de las europeas en cuanto a competitividad y financiación; nuestros bancos no conceden créditos y siguen cayendo empresas que no pueden seguir soportando la falta de demanda en un país donde la población, esta atenazada por la amenaza de más impuestos y temerosa de perder sus puestos de trabajo. El ciudadano ahorra y no se deja llevar por la corriente compradora. Cinco millones de parados es una bomba latente que, en cualquier momento puede explotar en el momento en que una parte importante de ellos pudieran quedar sin cobertura económica alguna. Por si fuera poco. tendrá que guardarse la dichosa foto para mejores tiempos debido a que, la imagen de varios señorones alrededor de Zapatero ante una mesa repleta de sabrosas viandas, poco se compadece con lo que los trabajadores españoles piensan que debe ser la actitud de un gobernante de izquierdas. Alguien de la reunión dijo que ¡había que rezar por España!

Ahora las señoras De la Vega y Leire Pajín se escandalizan y se rasgan las vestiduras por un artículo aparecido en el alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung en el que las retrata como personajes frívolos obsesionados por la moda, en una aparente rivalidad entre ellas. Por mucho que se enfurezcan nuestras ministras y tachen al periódico alemán de machista y de “irrespetuoso, ofensivo, intolerante y antiguo”, por mucho que les pueda molestar que se las llama “las muñequitas de la moda de Zapatero” y a la señora Aído como la ministra de “Papá, que soy ministra”; deberían reconocer que solamente han recogido lo que ellas mismas sembraron cuando, apenas ascendidas a sus cargos ministeriales rompieron el fuego al dejarse retratar en camarilla por la popular revista de moda Vogue, luciendo modelitos de “le derniere cri”. No está España para exhibiciones de lujo, ni para coqueterías de mujer, cuando tenemos más de cinco millones de parados y muchas personas no tiene otro remedio que acudir a los comedores públicos para subsistir o cuando percibimos la evidente degradación del “estado del bienestar” y el deterioro de nuestras industrias, comercios, servicios y sector agrario y comercial y, en mayor medida, nuestro sector bancario y financiero. Su evidente falta de sensibilidad social las descalifica, no por ser mujeres, sino por ser incompetentes para ocupar los cargos que ocupan; al actuar como nuevas ricas, con una frivolidad impropia de unas gobernantas responsables. No, señoras, aquí no hay falta de respeto que valga porque, si hay quien que haya faltado a quienes que las votaron, si alguien se ha olvidado de quienes les pagan sus salarios y si alguien ha pensado que tiene derecho a gozar de bula para vivir a cuerpo de rey, cuando el resto de población pasa apuros; este alguien, señoras mías, por mucho que les duela admitirlo: son ustedes.
En fin, mientras ZP sigue con sus bravatas fuera de España, los españoles no vemos el futuro con el mismo optimismo. Por ejemplo, ya se nos anuncian incrementos del 4’8% en la electricidad; desde la FUNCAS se nos dice que “preparemos nuestros bolsillos” porque hay subida de impuestos en el horizonte que, no sólo afectará a los ricos, sino que a la misma clase media. Dicen que, si solo pagan los ricos, no le cuadrarán las cuentas al Estado. Pero alegrémonos, la señora Salgado ha dicho que “los ricos quieren que les suban los impuestos”. No me quedaba otra cosa que oír. Apaga y vámonos.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris