Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Tócala otra vez   -   Sección:   Música

Josh Ritter, imprescindible para los amantes de la música

Miguel Martorell
Redacción
viernes, 24 de septiembre de 2010, 08:59 h (CET)



Josh Ritter.

Anunciado como una actuación acústica dentro de su gira europea, Josh Ritter tuvo la gentileza de dejar salir antes a su esposa, Dawn Landes, para ir preparando el ambiente. Hubiera sido arrojarla a los leones si no fuera por que los presentes sabían a lo que iban.

Vivaracha, Dawn Landes se hizo con el público a partir del segundo tema, tocando rápidamente y apenas sin descanso una serie de canciones en las que se acompañó sólo con su guitarra y una pandereta a la que atizaba ocasionalmente con el pie. Hasta Carlos Tarque, que andaba por allí, no podía evitar menear los rizos.

La de Kentucky convenció y cautivó a partes iguales -especialmente con Bodyguard- y demostró que una puede salir al escenario despeinada, en camisón y con una gran sonrisa y hacer folk y, con todo eso, meterse a la gente en el bolsillo. Que tome note Russian Red.

Josh Ritter salió que daba gusto verle. Seis discos de estudio a las espaldas y sigue viviendo su música como si la tocara por primera vez. Abrió con ese folk a 75 rpm heredero del country de Johnny Cash y demostró que algunas de sus canciones más rápidas suenan incluso mejor sólo con la Gibson (Good Man).

En directo, Ritter desenvolvió un repertorio en el que parecían no existir los medios tiempos (Right moves). O se detenía en los arpegios (Change of Time, The Curse) o le subía las revoluciones al ritmo hasta convertirlo en una constante vibración (Rumors). A veces podía oírse el tambor trival indio tras cada golpe de mano en las cuerdas.

Dramatizando como sólo un yankee sabe hacer cada uno de sus temas, Josh Ritter recordó los años que estuvo a punto de ser médico (Stuck to You) y se hizo acompañar de Dawn Landes para In the Dark -interpretada completamente a oscuras- y 500 miles, una versión de Hedy West a dúo que está disponible para descarga gratuita en su web y con la que presume públicamente de química con su esposa.

Tras versionar a Bruce Springsteen con The River y levantar corazones con esa suerte de canto redentorista que es Empty Hearts en el bis, Ritter se marcó un a cappella que, por el aspecto del músico, hubiera quedado muy creíble en un pub irlandés.

Uno de esos conciertos imprescindibles para los amantes de la música. Lástima que no tenga más fechas previstas en nuestro país a la vista.

Noticias relacionadas

Crystal Fighters se suman al Festival de les Arts 2018 para encabezar el cartel

Se celebrará los días 8 y 9 de junio en Ciutat de les Arts i les Ciències

Lori Meyers se suma a la cuerta edición del Festival de les Arts

Se celebrará los días 8 y 9 de junio en Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia

El 'Proyecto Europa' amplía su propuesta con conciertos de música renacentista en seis ciudades europeas

Malú habla del duro momento de Antonio Orozco y omite la ruptura con Gonzalo Miró

Olé Olé, Karina o Un pingüino en mi ascensor, cabezas de cartel del festival Horteralia

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris