Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Alfombra roja para Zapatero

Lorenzo de Ara
Redacción
jueves, 23 de septiembre de 2010, 11:09 h (CET)
¿Qué otra cosa podíamos esperar? La mediocridad política e intelectual que se arraiga en su cabeza es tan insondable y hedionda, que la foto es para él lo máximo. El segundo inmortal. La pose.

La foto en los lugares que huelen bien tiene más valor. Siempre en el cielo político y diplomático, entre algodones, con estrellas y alfombra roja. Así se encuentra a gusto nuestro Zapatero.

Y digo nuestro, porque al fin y al cabo él habita La Moncloa, él merodea por sus estancias, el enciende la luz (como en el Pardo) para vigilarnos (con ayuda de Rubalcaba) y resolver nuestros problemas y aliviar las congojas del futuro votante, siempre socialista.

El dios marroquí le puso la bandera para dejar las cosas todavía más claras. ¿Lo tienes claro? La sonrisa pestilente. El saludo hipócrita. La rendición tantas veces escenificada.

No hay defensa de Melilla ni de Ceuta. Ni una palabra que fastidie al dios del sur. Nada de Guardia Civil, de mujeres despreciadas y amenazadas. Nada de inmigración ilegal, nada de terrorismo. Nada de nada. Sólo la foto. La instantánea que otorga inmortalidad.

España en la ONU es tan interesante como la aparición de Chávez, como la palabra de Zimbabue. Se coloca a un gitano rumano y probablemente captará más la atención. Un payaso cualquiera, un terrorista, un indigente, un niño en pañales. Todos ellos son más interesantes que nuestro enviado especial, tan fotogénico y amigo del gran enemigo del sur. Habla Mahmud Ahmadineyad, silencio Zapatero. Por cierto, ¿para cuándo una foto con nuestro aliado persa?

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris