Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Okupas, Universidad libre La Rimaia

Rafael del Barco (Barcelona)
Redacción
jueves, 23 de septiembre de 2010, 10:42 h (CET)
Barcelona 19-09-10. Ayer metí la nariz en una curiosa inauguración. Recibí una “invitación” por mail y me picó la curiosidad. Unos okupas me invitaban a una inauguración. Me hizo gracia, y me pregunté ¿reventarán una puerta, tomarán una casa y celebrarán una fiesta?

Hace treinta años que nadie me invita a nada, o yo ni quiero que me inviten… porque últimamente sí me han invitado, pero o no me siento identificado o no tengo ganas ni tiempo de acudir a nada.

Me halaga que alguien del color que sea se interese por mi obsesión, campaña, simple distracción, o irrefrenables ganas de escribir a cuenta de mi amarga experiencia vital, pero de eso a interesarme por alguno de los credos, sentimientos, opciones vitales, política, o lo que sea que se les ocurra a mis semejantes va un abismo.

Deben ser los años, o que en el fondo soy tan anarquista que varios anarquistas reunidos me suenan a asamblea, o sea, el primer paso para formar una organización o Estado. Y si además puede acabar a palos con la Policía, ¡ya solo faltaría que me detuvieran por desórdenes públicos! Me han acusado hasta de un tirón en plena calle céntrica de Rubí, denuncia falsa, comprobable en los juzgados, y detallada en mi libro “Barcelona, 30 años de corrupción”, y no tengo ganas de más huellas en comisaría, aunque tampoco me asuste demasiado como se puede deducir de mis escritos.

Un edificio entero y nuevo en Rondas-Paralelo con gran local abierto, ver imágenes en www.lagrancorrupcion.blogspot.com, y con la variedad de unos actos sociales propios de cualquier “centro social”. Cuando llegué celebraban un partido de baloncesto en una cancha pública cercana, y minutos después en una reunión se debatiría la “situación política actual”. Tampoco me apetecía debatir nada con unos jóvenes que podrían ser mis nietos y a rebosar de energía. En principio muy diferente a cuando hace unos treinta y dos años fui en Ibiza a una comuna buscando al “encargado” de una discoteca. Apenas se tenía en pie, con el porro en la mano me entregó las llaves del local porque aquel día no iría a trabajar.

Existencialistas, hippis, comunas… y a mí solo se me ocurre que de un momento a otro aparecería la Policía, o que aquel edificio puede formar parte de esa noticia en Libertad Digital del 16-9-2010:

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris