Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Los flujos migratorios

Víctor Corcoba Herrero
Víctor Corcoba
jueves, 23 de septiembre de 2010, 07:15 h (CET)
Los desbordantes flujos migratorios van a seguir descontrolados y rebeldes, en la medida que no seamos capaces de instaurar un orden más justo, humano e incluyente en el planeta. Se precisa, pues, que los derechos de todos sean protegidos. Sin embargo, cada día son más las personas que viven en el sufrimiento permanente por causa de injusticias e incomprensiones. Mientras los países ricos continúan recortando la ayuda para combatir la pobreza, multitud de gentes son ignoradas por unas políticas de desarrollo que no pasan del papel. Esto debe llevarnos a revisar maneras y modos de vivir. Lo primero poner fin a las prácticas especulativas. Devoran solidaridades y el espíritu del bien común se queda en un mero sueño.

Es natural que todo ser humano busque mejores condiciones de vida. Lo que es una verdadera tragedia humanitaria es el drama que viven aquellos migrantes que caen en manos de mafias organizadas. Resulta bochornoso ver que las autoridades no atiendan debidamente a estas personas, en su mayoría indocumentadas, sometidas a los más diversos actos de tortura y barbarie. En cualquier caso, la solución no son las políticas migratorias represivas que algunos países están llevando a cabo, sino la mano tendida y el impulso de políticas de apertura. Porque, realmente, toda persona debe tener derecho a vivir en el territorio que le plazca, a permanecer el tiempo que considere en él, a reagruparse e integrarse con su familia donde considere que mejora su nivel de vida.

La libertad de volar es algo innato, nadie está legitimado para cortar alas. No es justo que se coarte esa liberación. La misma comunidad latina ha criticado a Obama por incumplir su promesa de sacar adelante una norma que prevea una amplia reforma del sistema de inmigración. Son millones de ciudadanos extranjeros que viven y trabajan de forma clandestina en Estados Unidos. Esto es un problema global, del que se habla mucho, pero nada se hace. Lo cierto es que mientras unos comen sin necesidad, porque se llevan a la boca la ración suya y la de los pobres, otros se encuentran en una ratonera de miserias difícil de salir. Se les cierra todas las fronteras. Así el mundo no puede florecer, parte de sus miembros están predestinados de por vida a convivir con la pobreza.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris