Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Un modo de ser

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
jueves, 23 de septiembre de 2010, 07:05 h (CET)
Como de escribir no se vive en España (“Escribir en España es morir”, que dijo Larra) para sobrevivir tengo que hacerlo del comercio internacionalidad, razón por la cual buena parte de mi vida la he pasado viajando por esos mundos de Dios. Especialmente en Latinoamérica, donde tengo muchos y muy buenos amigos, es frecuente que se me quejen del estado de sus países a causa de la corrupción política, achacando su atraso o su permanencia en el grupo de “Países en vías de Desarrollo” a un exceso de corrupción que les viene, según ellos, de los mismos españoles cuando tiempos de la Conquista. “Tuvimos mala suerte” –se quejaba recientemente un buen amigo mexicano- “y nos conquistasteis los españoles; pero si lo hubieran hecho los ingleses, hoy la cosa sería muy otra…”

Y tiene razón, ciertamente. Por lo pronto, no existirían –los ingleses se fumigaron a las poblaciones autóctonas de allá donde estuvieron-, no hubiera habido mestizaje alguno y, como consecuencia de ambas cosas, sus países serían ahora lo que fueran, menos algo parecido a lo que son. Sin embargo, como lo mío no es botar balones fuera achacándoles males mayores a terceros, suelo obviar los argumentos antedichos y decir: “No es eso, mi amigo, sino sólo que la poca corrupción que tenéis se os nota demasiado, porque no habéis aprendido bien las lecciones de la Madre Patria.”

Tal cual. En España es tal la corrupción que no hay dónde se pinche sin que salte la pus a chorros, siendo la situación tal y viéndolo en tal forma la misma ciudadanía que ya nadie se llevaría las manos a la cabeza si, por ejemplo, mañana el gobierno que sea cerrara cualquiera de esos ministerios inútiles que tiene ya se sabe para qué y abriera el de “Corrupción y Cohechos”, verbigracia, o el de “Asuntos de Cantimpalo”, sin ir más lejos. No hay un solo día del año –con especial hincapié en los periodos en los Septiembre 2010

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris