Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

ZP en estado puro

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 23 de septiembre de 2010, 06:58 h (CET)
Después de seis años y algunos meses desde que el señor Rodríguez Zapatero asumiera la presidencia del gobierno, queda al descubierto, para aquellos que todavía mantuvieran su fe en semejante personaje y que le hubieran dado un margen de confianza o que albergaran la convicción de que se trataba de un diamante en bruto que, con el tiempo, puliría sus múltiples facetas para conseguir que brillaran con algún destello, aunque fuere tenue; es obvio que ha llegado el momento en que se rindan a la evidencia y renuncien a cualquier ilusión o expectativa de que se pueda conseguir de este señor algo mínimamente presentable, que pudiera dar la apariencia de ser un estadista, un presidente de gobierno o, al menos, una persona con el suficiente sentido común para no tropezar, una vez y otra, con la misma piedra.

Si, cuando estaban a punto de celebrarse las elecciones legislativas del mes de marzo del 2.008, nuestro Presidente, ante un micrófono abierto, y en compañía de su amigo Iñaki Gabilondo, metió la pata hasta el corvejón, al confesarle que “ahora era el momento de mantener la tensión”, para dar a entender que convenía mantener su política de derribo y acoso en contra de su rival el PP, para asegurarse la victoria; demostrando, con esta frase, la medida de su ética política; no se quedó atrás cuando, para no asustar a su electorado, se negara a admitir la amenaza de la crisis que se cernía sobre España, a pesar de que los primeros zarpazos del desplome de la burbuja inmobiliaria empezaban a producir sus efectos sobre la economía española y las consecuencias del desplome de las sub prime americanas, empezaban a hacer estragos en todo el sector financiero mundial, dentro del cual, como era evidente que sucedería, estaban nuestras entidades bancarias y financieras. Fue la muestra de lo que se nos anticipaba respecto a cuál sería su comportamiento durante todo el resto de la legislatura; en la que, como ha venido sucediendo, ha antepuesto sus intereses partidistas, su apego a la poltrona y su evidente sectarismo, arrogancia y tozudez a los que hubieran sido los intereses de los ciudadanos, de aquellos a los que ha venido utilizando como conejos de indias para todos sus experimentos relativistas, keynesianos, sociológicos; demostrando con su conducta partidista el absoluto desprecio por sus derechos. Su famoso “talante”, se ha desmoronado estrepitosamente cuando se ha tratado de respetar los intereses, principios e ideales de aquellos que no le votaron, con los que no ha tenido empacho alguno en ningunearlos, atacarlos, herirlos en sus sentimientos religiosos y éticos; sin importarle saltarse la Constitución, cuando le ha convenido, para favorecer a aquellos que le han venido apoyando para que siga en el poder, a cambio, naturalmente, de ir avanzando en su proyecto disgregador y separatista.
En estos días hemos tenido ocasión –por si nos cabía alguna duda sobre su manera de actuar cuando las cosas se le ponen feas –, de conocer el famoso encuentro con el cacique de Marruecos, el rey Mohamed VI, quien, al parecer, se ha convertido en la bestia negra de ZP, ante el que parece sentirse indefenso lo que motiva que vaya cediendo terreno ante él para evitar tener que enfrentarse a una situación complicada, que le colocaría en una situación harto difícil si siendo, como es, un adalid de “la paz” y de la famosa Alianza de Civilizaciones”, se viera en la precisión de renegar de su política propicia al entendimiento con el Islam para enfrentarse a su vecino del sur por las ciudades de Ceuta y Melilla. Una curiosa contradicción que, a la vez, puede dejarnos indefensos ante las aspiraciones expansionista del reino alauí y de la misma banda Al Qaeda, que sigue reclamando para el pueblo musulmán, con insistencia, todo El Andalus; que no es, ni más ni menos, que toa la nación española. Hete aquí que nuestro Presidente no escarmienta, ha dejado claro ante todo el mundo ( otro error de un micrófono indiscreto) que todo lo que tenía que tratar con el sultán quedaba condensado en una sola cosa: la fotografía. Si, señores, el señor ZP le dijo a Mohamed VI que lo “importante” era “la foto”. ¡Nada sobre Melilla ni respecto a Ceuta; nada sobre el Polisario y la independencia del Sahara español, nada sobre los inmigrantes que nos invaden; en fin, nada de nada! Una entrevista para aparentar, ante toda España, que estaba tratando del contencioso existente entre las dos naciones, pero que, en definitiva, lo único que se pretendía era conseguir una foto en la que aparecieran los dos estadistas (es una guasa designarlos así) que, aparte de sus dos imágenes, para más vergüenza y humillación de España y los españoles, solo aparecía, sobre una mesilla, la bandera marroquí. ¿Nadie se dio cuenta de ello o es que a Mohamed le molestaba que luciera nuestra bandera junto a la suya?

Cuando se le ha preguntado al señor Alonso, el portavoz del PSOE, no ha sabido que decir. Se ha limitado a balbucear que no sabía nada sobre la ausencia de la bandera española ¿No había tenido tiempo de comunicarse con Moratinos para que se lo aclarara? Pero la evidencia de lo que ha sido esta, llamémosle, reunión de jefes de estado, la podemos deducir de las mismas declaraciones de ZP. Dijo que, respecto a Melilla, se había hablado de políticas migratorias, añadiendo que “no ha sido necesario descender a ningún detalle”, ¿considera ZP un “detalle” lo sucedido en la frontera de Melilla, el acoso a nuestras fuerzas del orden y las amenazas a nuestras mujeres policía? O, ¿las amenazas del ministro marroquí de Asuntos Exteriores y su reclamación de la soberanía sobre Ceuta y Melilla, también eran detalles nimios sobre los que no se debía descender? El remate ha sido de libro, porque ZP ha dejado una frase lapidaria para la Historia: “todas las cuestiones se abordan con buena voluntad, cada uno desde sus posiciones y con resultados positivos, que es lo que interesa”. Y ¿los acuerdos, los resultados, las ventajas del encuentro para España, dónde se reflejan? No, señores, no se podía avanzar más y los han dejado para otra Reunión de Alto Nivel Bilateral que se celebrará a principios del 2011, un encuentro con periodicidad anual que, al parecer, no se ha celebrado desde el 2008. Este ha sido el “fructífero” y extraordinario resultado de este encuentro de ZP con Mohamed VI. Evidentemente, quien maneja los peones y fija los movimientos es el monarca alauita y quien sigue el camino que le fija el sultán es ZP. Siguen en su costumbre de improvisar sobre la marcha, en busca de “la foto” que es, en definitiva, lo que le interesa de verdad para poder entregársela al El País o a la Vanguardia, para que le pongan el pie que les apetezca aunque no tenga nada que ver con lo tratado. Con ello ya ha conseguido su objetivo: continuar engañando a los españoles, haciéndoles creer que hace algo más que equivocarse y llevarnos a todos hacia la destrucción de nuestra nación.

Alguien comentaba ¿cuál sería el contenido de la carta secreta que Moratinos le entregó al sultán de Marruecos, cuando la visita del Rey a Melilla y la subsiguiente tensión entre Marruecos y España?, visita que Mohamed VI consideró una ofensa al reino alauita. Las malas lenguas dicen que, en ella, se hablaba de Ceuta y Melilla y que toda ella tenía un tufo a cesiones, a promesas de apoyo en la cuestión del Sahara y vayan ustedes a saber si, entre palabra y palabra, se hacía referencia a posibles acuerdos secretos, a promesas de futuro o transacciones que pudieran hacer referencia a nuestras ciudades españolas del norte de África, Ceuta y Melilla. Puede que estemos equivocados, puede que sólo le hablara al sultán de la Alhambra de Granada y de los jardines del Generalife pero, conociendo a ZP, más nos inclinamos por la primera versión. O, así opino yo.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris