Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

A la mierda, coño (O Castilla también existe)

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 22 de septiembre de 2010, 06:43 h (CET)
Dice mi suegra que “Líbrenos Dios de la hora del elogio final”. Que es lo que le ha pasado a Labordeta. Ahora que se ha muerto todas las lanzas de otros tiempos se vuelven palmas. Llueven los elogios cual estrepitosa tormenta veraniega, no cesan los halagos cual si de pretendientes a su herencia se tratara. Sin negarle un ápice de sus méritos artísticos, políticos y, al parecer, sobre todo humanos me entra una mezcla de vergüenza ajena y de envidia arbitraria.

Y con los elogios al fallecido llegan también los reconocimientos al papel histórico de Aragón. Y vuelven a llover los elogios, halagos y reconocimientos generales, intemporales y seguramente justificadísimos a Aragón, los aragoneses y el aragonesismo que sin renunciar a España defiende a capa y espada sus intereses propios. Y aquí sí que me entra la envidia justificada, descarada, malsana y casposa.

¿Por qué en el mapa político español existe Aragón, forjadora tanto de un imperio mediterráneo como de la nación española? ¿En cambio por qué no existe Castilla políticamente? ¿A quién le convino? ¿Quién lo exigió? ¿Quién cedió? ¿Por qué cedimos? ¿Por qué no se nos tiene en cuenta? ¿Por qué España nos margina y nos niega? ¿Por qué nos mindundea? ¿Por qué nuestros políticos no nos defienden? ¿Por qué transigen con las imposiciones de los demás? ¿Por qué cuando los políticos castellanos (“Y leoneses”) llegan al poder central se olvidan cínicamente de sus raíces, de sus pueblos y de sus gentes? ¿Por qué les seguimos votando? ¿Por qué los castellanos nos resignamos a no pintar nada en esta España de la que no podemos prescindir a pesar de su maldad con nosotros? ¿Por qué Castilla se resigna, se resignó ya hace muchos años, a no pintar nada en España? ¿Por qué “Castilla” es una palabra en peligro de extinción?

Pero sobre todo, ¿por qué no hay políticos de primera fila consagrados a defender nuestros intereses? ¿Por qué todos ellos doblan la cerviz ante los superpoderes de las calles Génova o Ferraz? Y es que Castilla debe buena parte de sus problemas a España pero tampoco puede vivir sin España. Hay aspirantes a políticos que en una ilusoria defensa de Castilla han puesto su mirada en el espejo deformante de otros lugares, de otras gentes, de otras idiosincrasias, de otras políticas ajenas e impensables en Castilla, consiguiendo tan sólo asustar a los castellanos, que jamás buscarán en ellos la urgente ayuda que necesitan nuestras tierras improductivas, nuestros pueblos deshabitados, nuestros campos envejecidos.

España, es cierto, ignora, rechaza y ahoga a Castilla pero Castilla es impensable sin España. El pecado es tanto de quienes buscan aplicar políticas “peneuvistas”, por abreviar extremadamente, como de quienes se conforman con la actual relación pecaminosa entre España y Castilla, descaradamente ofensiva para nosotros. O de quienes se resignan callando ante políticos perjudiciales para nuestros intereses, perdidos infructuosamente en provincialismos papanatas.

Aquellos que se derriten por la pernera cada vez que entonan la palabra “Cataluña”, como acaba de hacer Rodríguez Zapatero en el mitin del PSC nos desprecian porque nos olvidan, quizá porque Castilla arrastra el pecado original del centralismo, del que nos hemos beneficiado emigrando en masa a Cataluña o el País Vasco, y de la colaboración con la dictadura, como si aquí no hubiese habido represaliados de ambos bandos, como si ese dictador hubiese nacido en Castilla o como si Castilla hubiese sacado tajada económica o política de tal periodo político. Los políticos de cualquier signo que obran así (no nos olvidemos de Aznar hablando catalán en la intimidad cuando electoralmente le convino) ignoran intencionadamente la contribución histórica y la presencia actual de una Castilla que ha vivido más años independiente que unida a España. Eso sí, contando con la culpable ignorancia de unos y con la mala intención y el pecado político de otros, nuestros supuestos representantes políticos.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris