Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El debate tributario equivocado

E. J. Dionne
E. J. Dionne
martes, 21 de septiembre de 2010, 06:56 h (CET)
WASHINGTON -- En cualquier competición deportiva, los equipos ganadores juegan según sus tácticas y obligan a los rivales a jugar también ese partido. Siendo ése el mismo caso en las elecciones, es notable la forma en que la timidez lleva a los Demócratas a librar la campaña de los comicios de este año según las condiciones Republicanas.

Esto es evidente sobre todo en política tributaria, donde el debate entero gira en torno a lo que hay que hacer con los recortes fiscales implantados bajo George W. Bush. Casi nadie está hablando de prolongar los recortes fiscales de tipos progresivos incluidos en la batería de medidas de estímulo del Presidente Obama. Tampoco estamos debatiendo la inminente defunción de un programa de asistencia pública a la creación de empleo que, por una suma bastante modesta, ha ayudado a encontrar empleo a 250.000 estadounidenses de renta baja.

Por lo menos al hablar de los recortes fiscales Bush, Obama ha puesto un límite claro y sensato. Dijo que el Congreso debe ampliar las deducciones a la clase media pero no las destinadas a las familias que ingresan más de 250.000 dólares al año.

Hasta donde yo sé, no entiendo el motivo de que los Demócratas tengan tanto miedo a esta votación. Esencialmente, la mayoría de los 31 Demócratas de la Cámara que remitieron una carta la pasada semana instando a la presidenta Nancy Pelosi a arrojar este guante dicen ser legisladores partidarios de la disciplina presupuestaria. ¿Por quéañadir entonces 700.000 millones de dólares al déficit en aras de prolongar un programa fiscal que beneficia de manera desproporcionada a los multimillonarios?

Y a nivel político, ¿por qué no deben retar los Demócratas a los Republicanos a votar contra la moratoria de las bajadas fiscales a la clase media y luego tener que explicar que estaban en contra porque no se destinaba el dinero suficiente a los ricos?

Pero observe que esta batalla entera se enmarca en torno a propuestas de Bush. Las partes del programa de estímulo de Obama que nunca se discuten -- una razón de que pueda ser tan impopular -- son sus muchas bajadas de los impuestos.

John Podesta, Presidente del American Progress y el jefe de gabinete de la Casa Blanca con Clinton, observaba que los recortes fiscales de Obama también expiran a finales de este año: "No comprendo que sólo hablemos de ampliar las bajadas tributarias de George W. Bush, que están claramente preparadas para ayudar a los estadounidenses más acomodados, pero no haya nadie que debata los recortes fiscales del Presidente Obama, que se centran exclusivamente en familias de clase media".

Yo tampoco lo entiendo. La batería del estímulo no sólo incluía la bajada tributaria generalizada Making Work Pay que concedía a las familias una deducción de 800 dólares, sino también la deducción fiscal por hijo y la deducción fiscal sobre la renta, especialmente provechosas para las familias de renta modesta.

Si la deducción por hijo no se prolonga, 7,6 millones de niños de familias trabajadoras van a perder todas las ventajas de la medida, y 10,5 millones de niños más verán reducidas sus deducciones fiscales. Las mayores pérdidas, según el Centro de Prioridades Legislativas y Presupuestarias, se darán entre las familias que ingresan entre 12.850 dólares y 16.333
dólares, muchas de las cuales incluyen a un cabeza de familia trabajando a jornada completa por el salario mínimo.

Recuérdemelo: ¿Por qué es más importante proteger las bajadas fiscales de los multimillonarios en lugar de seguir ayudando a estos estadounidenses en situación mucho más precaria? ¿Por qué son los líderes Republicanos los que argumentan que no ampliar todos los recortes tributarios Bush constituiría una subida fiscal sin decir exactamente lo mismo de las bajadas fiscales de Obama? ¿Es la ideología ciega, un servilismo excepcional hacia la gente de renta muy elevada, o el hecho de que los recortes de Obama estuvieran incluidos en el temido estímulo?

Y quizá el escándalo más grande de todos -- especialmente después de las conclusiones del Censo la pasada semana de que uno de cada siete estadounidenses vive ya en condiciones de pobreza -- sería permitir la expiración de un fondo de urgencia incluido en el estímulo para subsidiar el puesto de trabajo de los padres de renta modesta y de los jóvenes.

El programa expira el 30 de septiembre a menos que el Senado tramite una ampliación junto a la Cámara. Los estados han utilizado más de 1.000 millones de dólares del fondo para trabajar con las empresas con el fin de crear empleo, y este innovador enfoque es particularmente provechoso para las comunidades más castigadas por la recesión. Ello representa un valor a cuenta del que cada conservador hace campaña: que el mejor programa contra la pobreza es tener un puesto de trabajo.

Pelosi, por lo menos, empezaba por fin a hablar a finales de la pasada semana de la necesidad de ampliar los recortes fiscales de Obama. Y es de esperar que los Republicanos del Senado permitan el trámite de la ampliación del fondo del empleo, puesto que es difícil pensar en un enfoque más Republicano para aliviar la pobreza.

Pero también hay que preguntar el motivo de que los Demócratas no intentaran trasladar estas medidas al epicentro del debate hace mucho. ¿Por qué ceder tanta atención pública a las ideas de George W. Bush?

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris