Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Qué está pasando en la Iglesia?

Dolores Bravo (Barcelona)
Redacción
lunes, 20 de septiembre de 2010, 15:41 h (CET)
A muchos nos cuesta creer que un sacerdote católico incurra en el delito del abuso de menores, una lujuria perversa, rotundamente incompatible con la esencia de esta vocación. Parece más bien que este tipo de escándalos han sido introducidos y fraguados desde fuera. En los 50s, una exfuncionaria de alto rango del Partido Comunista Americano, Bella Dodd, dio a conocer la infiltración comunista en la Iglesia: “En los años 30, colocamos a mil hombres en el sacerdocio para poder destruir a la Iglesia desde dentro”. Algunos se convirtieron en arzobispos y cardenales, otros en miembros de la curia o gobernaron congregaciones religiosas.

Doce años antes del Vaticano II, ella dijo: "Ahora mismo ellos están en los lugares más altos de la Iglesia". Asimismo, el libro titulado: “AA 1025: The Memoirs of an Anti-Apostle, Québec, Canadá, 1988, recoge las memorias de un agente comunista quien, ya sacerdote, ejerció gran influencia durante el Vaticano II, logrando la aprobación de documentos ambiguos del Concilio. Él murió en un hospital y la enfermera Marie Carre, descubrió sus memorias en su maletín y decidió publicarlas para dar a conocer el por qué de los cambios destructivos operados en la Iglesia Católica. En el libro puede leerse: "Para debilitar la noción de la ' Verdadera Presencia' de Cristo (en la Eucaristía), se eliminará su reconocimiento: vestimentas bordadas costosas, música sacra, no más persignarse ni genuflexiones... Los fieles deberán dejar de arrodillarse, y sobre todo cuando reciban la Comunión. Muy pronto, la Hostia será colocada en la mano para borrar toda noción de que es sagrada”. Se deduce que, ya conseguido este objetivo, la meta es demoler el sacerdocio, encargado de confeccionar el alimento espiritual de las almas, que no es otra cosa que Cristo vivo, sirviéndose de los escándalos más repugnantes.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris