Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Iglesia   -   Sección:  

La Iglesia dice 'no' al Plan Ibarretxe porque pone en peligro la convivencia de los ciudadanos

Daniel Sanabria
lunes, 10 de enero de 2005, 13:56 h (CET)
La Conferencia Episcopal espaola advirti hoy que negar unilateralmente la soberana de Espa a pone en peligro la convivencia de los espaoles y que los proyectos nacionales impuestos, de una u otra manera, por la fuerza pueden dar lugar a un nacionalismo totalitario. En una nota, los obispos se pronuncian sobre el Plan Ibarretxe que califican de "inadmisible" y de "alteraci n del ordenamiento jurdico de forma unilateral". Recalcan tambi n que la Constitucin es el marco ineludible de referencia para la convivencia.

Redacci n / EP
Tras la aprobacin del Plan Ibarretxe el pasado 30 de diciembre, la Conferencia Episcopal recuerda la doctrina moral de su Asamblea Plenaria acerca de las relaciones entre naci n y nacionalismos en Espaa contenidas en la la Instrucci n Pastoral 'Valoracin moral del terrorismo en Espa a, de sus causas y de sus consecuencias', de noviembre de 2002.

De la citada instruccin, los obispos destacan ahora que Espa a es fruto de "complejos procesos histricos y que "poner en peligro la convivencia de los espa oles, negando unilateralmente la soberana de Espa a, sin valorar las graves consecuencias que esta negacin podr a acarrear, no sera prudente ni moralmente aceptable".

Indican, adem s, que la opcin nacionalista, para ser leg tima, "no puede ser absoluta y debe mantenerse en los lmites de la moral y de la justicia".

Llaman a los nacionalistas a conducirse en base al bien com n de todos los ciudadanos y a tener en cuenta los derechos de los dems porque "cuando estas condiciones no se respetan, el nacionalismo degenera en una ideolog a y un proyecto poltico excluyente, incapaz de reconocer y proteger los derechos de los ciudadanos, tentado de aspiraciones totalitarias que afectan a cualquier opcin pol tica que absolutiza sus propios objetivos".

Ignorancia de las relaciones histricas
Por este motivo, dejan claro que la pretensi n de que a toda nacin, por el hecho de serlo, le corresponde el derecho de constituirse en Estado, "ignorando las relaciones hist ricamente establecidas entre los pueblos y sometiendo los derechos de las personas a proyectos estatales o nacionales de una u otra manera dar lugar a un nacionalismo totalitario, incompatible con la doctrina catlica".

Por otro lado, destacan que las naciones est n dotadas de "soberana" espiritual propia, pero agregan que "cuando determinadas naciones o realidades nacionales se hallan leg timamente vinculadas por lazos histricos, familiares, religiosos, culturales y pol ticos a otras naciones dentro de un mismo Estado no puede decirse que dichas naciones gocen necesariamente de un derecho a la soberana pol tica".

La Iglesia espaola cree que "resulta moralmente inaceptable que las naciones pretendan unilateralmente una configuraci n poltica de la propia realidad y, en concreto, la reclamaci n de la independencia en virtud de su sola voluntad". Apelan a la solidaridad y la caridad social que "exige a los pueblos la atencin al bien com n de la comunidad cultural y poltica de la que forman parte" y rese an que la Doctrina Social de la Iglesia reconoce un derecho real y originario de autodeterminacin pol tica "en el caso de una colonizacin o de una invasi n injusta, pero no en el de una secesin".

Concluyen que no es moral cualquier modo de propugnar la independencia de cualquier grupo y la creaci n de un nuevo Estado y arguyen que "cuando la voluntad de independencia se convierte en principio absoluto de la accin pol tica y es impuesta a toda costa y por cualquier medio, es equiparable a una idolatra de la propia naci n que pervierte gravemente el orden moral y la vida social".

Nacionalismo moral
La Iglesia dice aceptar las opciones de tipo nacionalista que "se ajusten a la norma moral y a las exigencias del bien comn". "Se trata --dicen-- de una opci n que, en ocasiones, puede mostrarse especialmente conveniente. El amor a la propia nacin o a la patria, que es necesario cultivar, puede manifestarse como una opci n poltica nacionalista".

De otra parte, la Conferencia Episcopal se refiere a la Constituci n como "marco jurdico ineludible de referencia para la convivencia". Recuerdan que recientemente, los obispos espa oles afirmaban que "la Constitucin de 1978 no es perfecta, como toda obra humana, pero la vemos como el fruto maduro de una voluntad sincera de entendimiento y como instrumento y primicia de un futuro de convivencia arm nica entre todos". "Se trata, --apuntan-- por tanto, de una norma modificable, pero todo proceso de cambio debe hacerse segn lo previsto en el ordenamiento jur dico".

Argumentan que "pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurdico en funci n de una determinada voluntad de poder, local o de cualquier otro tipo, es inadmisible". A su juicio, es necesario "respetar y tutelar" el bien comn de "una sociedad pluricentenaria".

Noticias relacionadas

Lalanne Reserva, un genuino Somontano con recuerdos de Burdeos

Más de 100 años elaborando vinos de calidad es la vitola de Bodegas Lalanne

Heidi Klum y sus posaderas

Todos los veranos podemos ver fotos de las famosas y sus despistes en la playa. Un bikini mal colocado, el pelo despeinado...

4.300 árboles para la recuperación del oso pardo en el Bierzo

Más de 7 hectáreas de monte con el fin de recuperar el hábitat natural del plantígrado

Bodegas Martín Códax presenta la II edición de conciertos “Os Xoves de Códax”

La terraza-lounge de Bodegas Martín Códax se encuentra en la colina de Burgáns

Vuelven a Barcelona los veleros clásicos

VI edición de la regata Puig Vela Clássica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris