Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Crítica musical - Tócala otra vez   -   Sección:   Música

Dover se está riendo de nosotros

Miguel Martorell
Redacción
lunes, 20 de septiembre de 2010, 15:11 h (CET)
Aprovechando que la banda de las hermanas Llanos ha empezado la preventa de una edición especial premium de su último disco, desde aquí reivindicamos el rock de sus inicios, que no nos apasionaba, pero que no nos ponía producía escalofríos como sus últimas creaciones.




Dover no pasa por su mejor momento.

Esta vez las hermanas Llanos se han pasado. Y tres pueblos. Esto ya no es reinventarse a lo Madonna para relanzar las ventas como en Follow the City Lights. Esto es una broma de mal gusto.

Los hechos son los siguientes.
Finales de los 90, Dover pega un pelotazo con dos o tres discos de rock digno, muy estilo americano, muy reminiscencia grunch, muy en inglés, pero rock. El pelotazo les dura hasta The Flame, cuando las ventas caen en picado.

Pasan tres años. Desconocemos si a ellos o a algún genio de marketing de nuestras grandiosas discográficas se le enciende la bombilla: Vamos a reinventarnos. Amparo Llanos cuelga la guitarra y se mueve en los escenarios y los vídeos como con ataques de epilepsia.

Sus seguidores no dan crédito. Las radiofórmulas hacen palmas con las orejas.

Que quede claro que no tenemos nada en contra de la música de raíces africanas o de los experimentos electrónicos. Simplemente nos preguntamos hacia dónde está disparando Dover en sus dos últimos discos. O de quién se está vengando.

Después de darle varias vueltas hemos llegado a la conclusión de que en su casa se deben estar descojonando. Sobre todo de los que compran el disco.

"Dannayá, single presentación del nuevo experimento de Dover",I Ka Kené -si alguien quiere comprarlo, se publica el 5 de octubre- sería un buen intento de fusión si quien lo cantara no fuera Amparo Llanos violando al auto-tune. Pero es que es ella, la que ponía cara de chunga cuando tocaba la guitarra y sudaba cantando Devil Came to Me.

Ahora, sin embargo, Amparo está más en su salsa que nunca, lo que nos lleva a preguntarnos si en su anterior etapa no estaba fingiendo ser rockera. En Dannayá baila como una posesa y presume de tipito mientras su timbre de voz alcanza el de las canciones de las series japonesas.

Mientras su hermana Cristina la acompaña encantada de sí misma, el bajista y el batería, en cambio, ponen cara de no saber muy bien dónde se han metido. Los acompañamos en el sentimiento.

Quizá lo mejor de 'eso' que ha hecho Dover, sea la ejecución en directo. Si la voz de la Llanos ya era ofensiva en concierto verla pegar saltos e intentar llegar al agudo de una otaku no tendrá precio.

Amparo, vuelve, todavía te queremos.

Noticias relacionadas

Crystal Fighters se suman al Festival de les Arts 2018 para encabezar el cartel

Se celebrará los días 8 y 9 de junio en Ciutat de les Arts i les Ciències

Lori Meyers se suma a la cuerta edición del Festival de les Arts

Se celebrará los días 8 y 9 de junio en Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia

El 'Proyecto Europa' amplía su propuesta con conciertos de música renacentista en seis ciudades europeas

Malú habla del duro momento de Antonio Orozco y omite la ruptura con Gonzalo Miró

Olé Olé, Karina o Un pingüino en mi ascensor, cabezas de cartel del festival Horteralia

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris