Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Diada

Rafael del Barco Carreras
Redacción
lunes, 20 de septiembre de 2010, 14:06 h (CET)
Barcelona 12-09-10. Ni catastrofismo ni gaitas, eso es mentira. Eslogan al unísono con Zapatero y el Gobernador del Banco de España. La Política se revuelve demasiado con la mentira. Ayer, Diada y mentiras, de nuevo la tediosa e inútil palabra CAMBIO, pronunciada por los de siempre. La única realidad, constatada por las fotos de la celebración; si antes en Cataluña teníamos un Estado opresor (aunque parece que un estado es inevitable que exista) ahora tenemos DOS, y enormemente caros.

¿Recuperación? Repito; la cifra de paro y quiebras aumenta, se recortan los sueldos y beneficios sociales, aumentan los impuestos, se congelan las pensiones y se anuncia retoques a la baja, se paran las obras públicas y privadas, la economía sumergida crece, y los números rojos de las instituciones públicas alcanza cifras de imposible amortización. Los ayuntamientos anuncian que ni pueden ni podrán jamás devolver al Estado sus créditos, ¿y a las caixas ellos y sus inmobiliarias? La única recuperación es la paciencia europea inyectado euros que permite que los cajeros surtan y el País funcione, mal, pero sin alcanzar la catástrofe argentina del Corralito. El Estado y los varios gobiernos que pululan por ese Estado, así como las caixas y cajas que dependen de ellos, están visiblemente en quiebra.

Pero como no me gustan las proclamas políticas, y menos las mías porque soy un agnóstico total en Política, al oír a Montilla que suben las ventas de pisos (signo claro de recuperación) me voy a pasear por el Poble Nou o Pueblo Nuevo hasta el gran monumento a la Burbuja y fraude Diagonal Mar, y el desastre está a la vista. Las paradas estructuras con deficientes materiales se oxidan y algunas deberán ser derruidas en lugar de continuar la obra.

El techo, la vivienda, forma parte con la comida y vestido de las elementales necesidades de la raza humana, y meterse en un piso cuando el reloj biológico o las circunstancias individuales lo exigen no es COMPRAR una vivienda por más que las estadísticas lo reflejen.
14 | 06 | 2010. Caixa Catalunya vende o alquila más de 1.200 pisos hasta mayo. La entidad vendió más de 500 inmuebles en los primeros 5 meses del año, por los que ingresó más de 120 millones de euros.
Caixa Catalunya mantiene el ritmo de transacciones inmobiliarias desde que lanzó el pack oportunidad vivienda hace poco más de un año, y acumula 5.400 pisos vendidos o alquilados.
El pack incluye la compra con opción a venta, que permite al comprador obtener una cuota hipotecaria flexible los tres primeros años, y si cambia de opinión en ese período, la entidad se compromete a recomprarle el piso.

O sea, sin pago alguno por parte del comprador, se queda de nuevo el piso. Si a eso le llaman vender pisos es que la corrupción mental ha alcanzado la total degeneración en cuanto a conceptos. Vender es transmitir la propiedad, y aquí lo único que transmiten es una hipoteca con gastos de comunidad e impuestos. En la mayoría una hipoteca subprime, precio Burbuja al que como argumento de “venta” le rebajan un 10%, 30% o 40%, pues no se trata de discutir precio sino de fijar una cuota mensual ajustada en teoría al llamado comprador, que como no tiene un duro empezará a pagar la hipoteca, importe de la compra, dentro de un tiempo. Con que pague gastos de comunidad e impuestos es suficiente, para muchos compradores el primer trimestre ya se muestra insalvable.

En Pueblo Nuevo o Diagonal Mar siguen vendiéndose a 300.000, 400.000 o 500.000 EUROS, y preguntando se concluye que entre “okupas reales”, impagados permanentes con renovación de hipoteca, o con opciones y cuotas flexibles durante tres años, más que una venta se afirmaría que es un número estadístico, un engañoso ocupante. Como máxime estas ventas serían un “alquiler flotante”, pues es casi impensable que si en varios años se deshace la pareja se pueda recuperar lo pagado en cuotas hipotecarias, como ya les ha sucedido a miles. El valor de un piso de 300.000 euros en proceso hipotecario impagado no tiene comprador como no sea dentro de ese mundo financiero de inmobiliarias-bancos-cajas. El precio desciende más o menos el importe pagado por amortización de la hipoteca cuando la pareja pretende revender para recuperar lo invertido. También existen quienes habiendo pagado “algo” esperan inútilmente la terminación de edificios.

Han alterado tanto, y pervertido con disparatada y gravosa superproducción, el mercado financiero-inmobiliario que quien tiene una vivienda de segunda mano por vender, en lugar de lo que creía ahorro y patrimonio, se ha convertido en un angustioso problema. Las ventas de segunda mano a que se refieren las estadísticas son pisos de remates hipotecarios o cesiones por impago en poder de la banca.

Es indiscutible que existe un sector de inmuebles, locales y pisos que por calidad y situación juega al margen de la Crisis con posibles compradores de alto y no tan alto poder adquisitivo, pero el caso no altera las estadísticas. Como tampoco las altera la antítesis del supuesto anterior, las compraventas de edificios enteros entre inmobiliarios y entidades financieras para cubrir saldos en rojo a precio “político”, ni menos las simples estafas que han descubierto algunas entidades internacionales en las garantías de “créditos-titulaciones”.

Una pareja, dos mileuristas, o poco más o menos, se aventuran y ocupan un piso que la mayoría de las veces provocará un divorcio. La ilusión y la aritmética no van de la mano, y los costes anexos carcomen la convivencia. Los hay que aprenden a vivir renegociando con el banco o caixa que prefiere un pellizco que ejecutar.

Esa recuperación según las estadísticas debería meditarse, así como la segunda frase del día de Montilla advirtiendo a Madrid de la “pulsión separadora”, es decir, que pague “todo y más” de lo que sin control se ha gastado en Cataluña. ¡Más dinero! de lo contrario crecerá o achucharán el buldog del independentismo.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris