Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Por dos de los nuestros

Tomás Salinas
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
lunes, 20 de septiembre de 2010, 10:36 h (CET)
Honor y honra para ellos, traicionados y asesinados con cobardía. Han muerto cumpliendo con su bandera y su país, representando a España con profesionalidad y valentía. Aquel al que enseñaban cómo ser libre, cómo vivir en democracia, giró su locura hacia ellos y acabó con sus vidas. Ninguna muerte es digna, pues el hecho de morir no lo es, pero perecer ejecutados por el canalla al que ayudaban, por el felón por el que se sacrificaban, es más cruel si cabe. Dolor infinito, pena y amargura para los que quedan esperando su regreso. Aun comprendiendo el peligro y participando del riesgo, nunca la imaginación les había llevado por este sendero. Sólo se les puede acompañar en su tristeza y llorar junto a ellos. Nada más que eso. Esta hiel les pertenecerá toda la vida, inundando sus recuerdos.

Rabia e indignación para muchos que no comprendemos por qué hay españoles que mueren en Afganistán, en virtud de qué misión nuestros militares deben arriesgar sus vidas en una tierra salvaje que nos odia, que nos ve como un enemigo al que exterminar en nombre de Alá y del negocio del narcotráfico. La política internacional se ha cobrado dos nuevas víctimas, nos ha propinado dos nuevas puñaladas. Conocemos el incuantificable trabajo de los soldados y guardias civiles españoles, y el valor con el que desarrollan su cometido. Pero permitan a este triste y pobre tonto que se pregunte qué hace España en Afganistán, qué parte de nuestra democracia defendemos allí.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris