Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

Triángulo… ¿amoroso o de las Bermudas?

Rodrigo Gil-Sabio
Rodrigo Gil
lunes, 20 de septiembre de 2010, 07:27 h (CET)
Mourinho, Real Madrid y Portugal, o en el orden que ustedes quieran. Pues sí, resulta que el nuevo entrenador portugués del imperio blanco es una máquina de hacer titulares. Tanto, tanto que consigue que sus futbolistas pasen completamente inadvertidos incluso cuando juegan al fútbol.

Es Mourinho, el nuevo y único crack de este Madrid 2010-11 que ha tenido una semana convulsa con su fracasado fichaje estelar por Portugal. Resulta que la Federación Portuguesa de Fútbol andaba sin técnico después de echar al ex madridista Carlos Queiroz (¡lo de este hombre merece una columna!) y claro, pensaron en aquellas palabras que pronunció Mourinho en su día: “Mi destino está ligado a la selección de Portugal”. Hombre, eso está bien, pero no después de firmar hace tres meses un contrato blindado con el único equipo del mundo que te paga lo que te paga.

A lo mejor, en el fondo, se podía haber llegado a un acuerdo en este tripartito. El problema han sido las formas. Viajar a comer con Mourinho –si antes no han avisado al club y parece que no por la carita de Valdano estos días- aparentemente no parece muy protocolario por parte de los portugueses. Por parte de Mourinho, bueno, se deja querer y no les dice que no –nunca dirá que no a los que a le van a tener que contratar algún día-, y el Real Madrid no sabe no contesta, aunque dice que hablaron entre presidentes pero que los lusos nunca pidieron a Mou ‘en alquiler’.

No sé qué ha pasado (cuando escribo estas líneas me he enterado que el nuevo seleccionador luso es el ex jugador Paulo Bento) pero alguien ha hecho mal las cosas, o los tres, y alguno con premeditación y alevosía, porque la primicia de Récord (sin desmerecer el trabajo periodístico de estos colegas) tenía pinta de chivatazo. A ninguno le interesa enemistarse con el otro porque Portugal quiere a Mourinho, Mourinho quiere a Portugal, el Madrid tiene a Mou, a CR7, a Pepe y Carvalho,… en fin un triángulo amoroso que ha parecido días atrás el triángulo de las Bermudas.

Todo esto se habría evitado –o lo mejor los protagonistas no querían que se evitase- con una llamada de Mourinho al presidente del Real Madrid en plena comida con los lusos: “Oye, Floren, que estoy aquí con mis paisanos que me invitan unos días a su banquillo mientras se lo piensan. ¿Qué les digo?” Con esto se habrían evitado tantas y tantas páginas de periódicos. Pero bueno, así no se habla de un Madrid que aún está en barbecho, aunque con mejoras, y de un Cristiano Ronaldo cuya obsesión por hacer gol está empezando a desquiciarle a él y al equipo.

Yo soy Mou y en el próximo partido tengo a Cristiano en el banquillo. Eso sí, al día siguiente tendría que buscarme equipo. Pero me daría el gustazo, aunque sólo fuese por una vez, de dar un golpe en la mesa y decir: “¡Chico, aquí el que manda soy yo!”.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris