Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   SEGUNDA DIVISIÓN | JORNADA 4   -   Sección:   Fútbol

El Nàstic no puede ni contra diez (0-1)

El equipo de Luis César cayó en casa ante un eficaz Rayo
Redacción
domingo, 19 de septiembre de 2010, 19:38 h (CET)
Como sucediera ante el Salamanca, el Nàstic atacó y atacó. Embotelló a un Rayo al que apenas se le recuerda una llegada al área grana. Pues bien, esa llegada le costó al cuadro catalán los tres puntos. La expulsión de Amaya a falta de un cuarto de hora aumentó el alud de ocasiones, pero ni Powel ni, sobre todo, Eloy, tuvieron suerte de cara a puerta y de la tercera derrota de la temporada fue testigo el Nou Estadi

FICHA TÉCNICA
0- Gimnàstic: Rubén (1), Xisco Campos (2), Medina (1), Ortiz (1), Ruz (2); Rodri (1), Seoane (1), Álex Cruz (3), Juan Domínguez (1), Gerardo (3); Rubén Navarro (1).

1- Rayo Vallecano: Cobeño (2), Tito (1), Amaya (1), Arribas (2), Coke (2), Borja (2), Movilla (2), Fuego (1), Armenteros (2), Trejo (3); Delibasic (1).
Cambios: En el Nàstic: Powel (1) por Rubén Navarro (min. 19’), Walter (1) por Juan Domínguez (min. 57’) y Eloy (1) por Álex Cruz (min. 75). En el Rayo: Piti (1) por Borja (min. 60), Aganzo (1) por Trejo (min. 67) y García (1) por Delibasic (min. 75).
Goles: 0-1, Trejo (min.30).
Árbitro: Prieto Iglesias (Colegio navarro). Mostró tarjetas amarillas a a Xisco Campos, Javi Fuego, Ruz, Movilla, Medina, Rodri, Cobeño y Tito, y expulsó al visitante Amaya con doble amonestación.
Incidencias: 5.301 espectadores en el Nou Estadi en un partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga Adelante.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: La gente
El Nou Estadi vio ante el Rayo como sus gradas registraban su mejor entrada. Más de 5.000 aficionados dieron colorido al coliseo grana.
Lo peor: El árbitro
Puso nerviosa a la parroquia local en más de una ocasión. En ocasiones, tardaba demasiado en señalar las acciones.
El dato: El Rayo, colíder
Su victoria, la cuarta consecutiva, hace que los de Sandoval ocupen la segunda plaza del campeonato igualados a puntos con el Betis. Imparables los madrileños.
Fernando Castellanos / Enviado al Nou Estadi

El primer acto del Nàstic ante el Rayo deja algunas incógnitas que sólo el tiempo responderá. Por ejemplo: qué sería del equipo de Luis César sin esa maldita plaga de lesiones e imprevistos que le acechan. Si, por ejemplo, estuviera sobre el verde un futbolista tan vital como Morán. Sin él, falta oxigeno en ataque, falta chispa y, sobre todo, falta gol. Comienza a ser alarmante la ineficacia de cara a puerta visto el alud de ocasiones que el cuadro grana genera durante noventa minutos. Un fiel reflejo de la ausencia de pólvora es la primera mitad ante un conjunto amilanado, viéndolas venir y esperando su oportunidad para abofetear donde más duele.

Además, los jugadores del Nàstic parecen empeñarse en dejar al público los primeros minutos de los partidos para que se vayan acomodando, para que quien no haya ido a por el refresco o las pipas de turno, lo hagan durante ese corto pero espeso para quien esté presenciándolo sobre el campo, espacio de tiempo. Y es que hasta los dieciséis minutos no llegaría la primera aproximación al área de Cobeño. Fue Rubén Navarro, que golpeó el cuero muy por encima de la portería rayista a la vez que notaba molestias en su rodilla. Esta lesión, cuya gravedad queda por confirmar, obligó a Luis César a tirar de Powel cuando sólo se llevaban disputados diecinueve minutos. El holandés, tan bueno de cabeza como inoperante con los pies, mandó al limbo la primera ocasión que tuvo de desempatar los roscos del electrónico del Nou Estadi.

Gol inesperado

Ocurría en el minuto veintidós, con un contraataque conducido por Gerardo, que cedió al flanco derecho, donde se encontraba Álex Cruz. El canario, que se erigió el hombre más desequilibrante de los granas, cambió a la izquierda, donde Xisco Campos puso un balón que Powel no llegó a rematar por poco. Mientras el trencilla, el señor Prieto Iglesias, se ganaba la enemistad de todo el coliseo tarraconense con una serie de decisiones impopulares pero en el mayor de los casos correctas, el Rayo se acercó al marco de Rubén Pérez para provocar una descarga de rabia sobre el público local. Y es que los madrileños, que no se habían acercado en media hora a las inmediaciones catalanas para nada, la clavaron en su primera y única ocasión. Trejo, que llevó de cabeza la defensa rival, se metió dentro del área y superó al guardameta grana. 0-1 y enésimo jarro de agua helada a una escuadra que segundos después vería como las quejas de Xisco Campos eran castigadas con una cartulina amarilla.

La réplica, no obstante, no tardaría en llegar. De nuevo un incisivo Álex Cruz se revolvía dentro del área para enviar su lanzamiento al cuerpo de Cobeño. Gerardo trató de cazar el rebote, pero su intentó quedó nuevamente en agua de borrajas. Tres minutos más tarde (36’), el Nàstic lo intentó a balón parado, pero el chut de Gerardo volvió a marcharse a las nubes de Tarragona. Cuando quedaba nada y menos para que los futbolistas enfilaran el camino a los vestuarios, Armenteros tuvo en sus botas la posibilidad de ampliar la renta de los de Vallecas. El argentino se la robó a un dubitativo Medina, hizo un autopase y cuando delante sólo tenía la oposición del guardameta, tiró ajustado a la cepa del poste derechó de Rubén Pérez, que suspiró aliviado ante la que podía haber sido una eficacia demoledora de los madrileños.

La segunda mitad empezó como lo hizo la primera: con el Nàstic empeñado en su particular rutina de dejar al aficionado que se asiente y, por ende, con un cuarto de hora de lo más aburrido. Hay que decir que el ruido de la afición se hizo notar, y es que el Nou Estadi vivió su entrada más fuerte de la temporada, con más de 5.000 espectadores siguiendo en directo el choque ante el Rayo. Sin demasiadas claras ocasiones, el equipo de Luis César se acercaba constantemente al área contraria pero sin encontrar la frescura y la imaginación para culminar alguna de ellas. Una falta de Rodri fuera o un disparo alejado de su objetivo de Álex Cruz fueron los intentos más destacados. Por su parte, los pupilos de Sandoval seguían a la suya: defendiendo estructuradamente y controlando el encuentro a pesar de no dominar la posesión de balón.

Expulsión y ocasiones

Como si resignado a la derrota, el cronómetro de no dejaba de correr y junto a él, las posibilidades de igualar el duelo. En el minuto setenta y cuatro el defensa local Amaya fue expulsado por doble amonestación y Luis César aprovechó la superioridad numérica para añadir un nuevo hombre de refresco en ataque. La entrada de Eloy por Álex Cruz, unida a la anterior de Walter por Juan, buscaban una igualada que cerca estuvo nada más entrar el futbolista del filial. La falta culpable de la expulsión de Amaya, ejecutada por Gerardo, casi la aprovecha Eloy, pero su toquecito se marchó fuera por muy poco.

El mismo delantero tuvo la ocasión más clara para equilibrar la contienda. Gerardo desde la banda derecha, centro raso, el balón pasó como Pedro por su casa por el área de Cobeño y Eloy, que sólo tenía que empujarla, erró. La expulsión se notó. Y el Nàstic, que embotelló a su rival, no fue capaz de aprovechar la ventaja. Powel, con el tiempo cumplido, remató de cabeza un centro de Ruz, pero el balón se iría, otra vez, más allá de su objetivo. Al final, derrota como la del Salamanca. Mucha posesión, mucho ataque, mucho de todo para, como siempre, acabar con una derrota. En lo que va de Liga Adelante, sólo el Girona sucumbió ante el Nàstic, y si bien el fútbol que despliega es bienintencionado, el gol es la gran asignatura pendiente. El Rayo, por su parte, suma cuatro victorias en otros tantos encuentros y encabeza la clasificación. La próxima semana el Nàstic visita Balaídos para medirse al Celta. Otro examen que no hay que suspender.


SALA DE PRENSA
Luis César (Entrenador del Nàstic)

“Yo lo que le pido al Nàstic es que merezca ganar cada partido. No tengo nada que reprochar a mis jugadores porque hemos sometido al Rayo desde el minuto uno al noventa. El Nàstic ha hecho diez cosas más que el Rayo y podríamos haber jugado sin portero. Me gusta lo que veo. Hay que seguir insistiendo, ya llegará el gol.”.
José R. Sandoval (Entrenador del Rayo)

“Hemos ganado a un gran equipo. Es nuestra cuarta victoria consecutiva pero tenemos los pies en el suelo porque nunca se sabe qué puede venir. Hay que tener paciencia y seguir trabajando. La expulsión ha hecho que mi equipo sacara la raza. El Rayo ha hecho las cosas muy bien”.


Noticias relacionadas

Real Madrid - Eibar: Examen en el Bernabéu (dom, 20:45)

Los merengues buscan disipar las dudas tras un mal inicio ante su afición

El Villarreal arranca un punto al Slavia y se aferra al liderato

Los de Javi Calleja igualan en tres minutos un encuentro que llegaron a perder por 0-2

Valverde: "Messi supera registros imposibles y rompe barreras"

Celebra los buenos resultados de sus 100 días al frente del club

El Atlético empata en Bakú y se queda al borde del abismo

Los de Simeone, incapaces de hacer un gol al Qarabag, se complican el pase a octavos

El Barça gana a Olympiacos en la tormenta y es más líder

Messi llega a los 100 goles en competición europea y Piqué, expulsado, no estará en El Pireo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris