Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

México y Chile: 200 años

Isaac Bigio
Isaac Bigio
viernes, 17 de septiembre de 2010, 22:00 h (CET)
Hoy se celebran los bicentenarios de la repúblicas más nórdica y de la más sureña de América Latina. El 16 de Septiembre México de 1810 tuvo su grito de independencia, el cual fue seguido dos días después por Chile. En esta nota queremos ver la distinta evolución de ambos Estados.

Los nombres de ambos países son de origen amerindio. México era el nombre de la capital de los mexicas, una de las 3 tribus que conformaban la Triple Alianza que gobernaban lo que algunos denominan como el imperio azteca. La ciudad precolombina de México fue, hasta la llegada de Hernán Cortez en 1819, la mayor del mundo, la cual era más imponente y limpia que la de cualquier capital europea.

La toponimia de Chile deriva ya sea de la forma en la cual los incas denominaban a la región al sur de su imperio, de una etnia que fue transferida a esas tierras o del de un ave local.

Durante la colonia ambos países jugaron roles diferentes. El primero fue la sede de uno de los dos mayores virreinatos castellanos (el de Nueva España), mientras que el segundo, tras haber sido parte del otro virreinato mayor (el del Perú) obtiene el rango de capitanía.

Durante su independencia México llega a adquirir el título de “imperio”. En 1821-23 su monarca Agustín I regía sobre un territorio que iba desde la actual Costa Rica frontera con la entonces provincia colombiana de la actual Panamá hasta California y Texas. Su territorio bordeaba los 5 millones de kms2.

Hoy México tiene poco menos de 2 millones de kms2. Esta república, al haber perdido un 60% de su territorio original y 3 millones de kms2 (un área mayor al que hoy tiene la mayor Estado hispano: Argentina), hace que México sobrepase a Bolivia como el país que más territorios haya perdido en las Américas.

Chile, en cambio, nació con menos de la mitad de su actual área de unos 750,000 kms2. Mientras México perdió la mitad de su territorio ante su vecino del norte (EEUU), Chile se amplió hacia el norte conquistando Arica y Tarapacá al Perú y Antofagasta a Bolivia.

Si del sur del primer México terminaron emergiendo 6 Estados actualmente independientes (Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica), Chile se expandió hacia el sur conquistando al Estado mapuche (el mismo que tuvo reinos que la corona española y la primera republica chilena reconocieron y que luego coronaría a un europeo como su soberano).

México durante la colonia administró territorios en Australasia (Filipinas y la Oceanía española), los mismos que Madrid retuvo tras la independencia hasta perderlos en 1898 ante el país que más tierras arrebató a México (EEUU).
En cambio, durante la independencia Chile ha sido el único país latinoamericano en haberse expandido hacia Oceanía (la polinésica isla de Pascuas). Hoy, además, detenta un amplio territorio en la Antártida, con lo cual se convierte en el único país hispano con territorios en 3 continentes.

México sería hace un siglo la sede de la mayor revolución nacionalista y pro indígena de Latinoamérica y luego del régimen del único partido en el mundo que se mantuvo dos tercios en el poder ganando continuamente elecciones (el del PRI).
Chile, en cambio, fue modelo de 4 sistemas diferentes: el de una de las democracias más estables de la región (hasta 1973), luego del mayor experimento americano de hacer el ‘socialismo’ por la vía electoral (Allende 1970-73), después del principal modelo monetarista del mundo (creado por Pinochet en 1973-89) y finalmente en 1990-2010 del más prolongado cogobierno entre las dos internacionales que hay (la socialdemocracia y la democracia cristiana, cuyas secciones se alternan en el poder de la Unión Europea).

Noticias relacionadas

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris