Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Ni trampa ni hipocresía

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
viernes, 17 de septiembre de 2010, 07:37 h (CET)
Estos ayuntamientos debieran dimitir en pleno. Por pura lógica. No vale declararse oficialmente “al margen” o “excluidos” de la Constitución y continuar en sus funciones y seguir cobrando del Estado.

Esto que están haciendo decenas de corporaciones locales catalanas –quizás pronto lleguen al centenar- no es legal, ni legítimo, ni moral. Aun que, “por si las moscas” –administrativas o penales- , jurídicamente se les pudiera dar un palo que les dejara sin financiación y sueldo, tienen la precaución de introducir, farisaicamente, que esta automarginación o autoexclusión del ordenamiento constitucional es “moral”, no deja de ser un contrasentido. Una burla a la ley, en virtud de la cual se constituyeron, y un engaño a sus electores, que les votaron dentro de la vigente legalidad democrática.

No vale jugar a dos barajas. Chupar de las tetas de la nodriza y darle patadas y repudiarla. Así es como se corrompe la política. Así es como la clase política pierde toda credibilidad. No es cuestión de ideología. Es pura inconsecuencia e indignidad. Se puede ser legítimamente independentista, pero dignamente, sin tanta frivolidad.

El reconocido escritor y vicepresidente de Omnium Cultural, Vicent Sanchís, declarado independentista, advertía en un inteligente artículo en el diario Avui-El Punt, que “el adjetivo que no debería definir más, el anhelo y el movimiento independentista en Cataluña es la frivolidad”. A lo que habría añadir: ni la hipocresía ni los juegos tramposos.

Esto nos recuerda el comportamiento de muchos “antisistema” de boquilla, Como es el caso de la teniente de alcalde del ayuntamiento de Barcelona, Imma Mayol, que desde el cargo y el coche oficial, tenía la incongruencia y desfachatez de proclamarse “antistema” debiendo su cargo y chupando del propio sistema.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris