Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La vida desde dentro   -   Sección:   Opinión

Seguridad en hilvanes

Santiago Gonzlez

viernes, 14 de enero de 2005, 00:12 h (CET)
Estamos sometidos al azar. Resulta que hemos pasado la Nochevieja con la seguridad ciudadana encomendada mayormente a la divina providencia. Las sociedades ms o menos laicas en estos tiempos de descreimiento suelen apostar m s por la profesionalizacin, por contratar a unos se ores y seoras, a los que se dota del adiestramiento y los conocimientos adecuados para cumplir su funci n, los guardias. Pero guardias no tenamos, seg n denuncian fuentes sindicales.

Resulta que la plantilla de la Polica Municipal de Bilbao es m s bien justa, cosa razonable, porque su coste lo pagamos entre todos a escote y no es cuestin de hacer bilbainadas en todos los rdenes de la vida, aunque seguramente sta no es una raz n que compartan con mucho entusiasmo los sindicatos policiales. O sea que ramos justos y en estas fechas, ya se sabe, siempre hay bajas por la gripe. Algunos miembros de la plantilla estaban de baja, pero a medida que avanzaban las horas de la tarde se produjeron m s bajas sobrevenidas, de resultas de lo cual, slo hubo diez patrullas de la Guardia Urbana para cuidar de la seguridad en todo Bilbao y aqu es donde empiezan a diferir las versiones. Los sindicatos sostienen que ocho de las diez patrullas se concentraron en el gaztetxe de Santutxu, por lo cual slo hubo dos para el resto de la villa. Una de esas dos era de atestados y la otra, tiene su especialidad en la inspecci n del sonido en los establecimientos pblicos. Se dio el caso de que algunas comisar as hubo que cerrarlas, un suponer la de la calle Cantera, en cuyo interior slo hab a un cabo de prcticas para cuidar del material.

El concejal del ramo matiza que en torno al gaztetxe s lo hubo dos patrullas y no ocho, pero ha abierto una investigacin con el fin de que todos los agentes de baja en Nochevieja acrediten sus problemas de salud mediante los oportunos certificados m dicos. Hay que decir en honor a la verdad que la divina providencia se port. Ni un s lo incidente digno de mencin. Menos mal.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris