Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Madre Teresa de Calcuta. Décimotercer aniversario

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
lunes, 13 de septiembre de 2010, 11:17 h (CET)
Acaban de cumplirse trece años de la entrada en la Vida, de la Madre Teresa de Calcuta ( el 5 de septiembre de 1997), cuyo ejemplo de entrega generosa a Dios en los más pobres, conmovió y conmueve al mundo entero. ¿Y por qué esa entrega que supera lo inimaginable? El secreto está en la llamada que recibió de Jesús mediante una locución mística: “Ven y sé mi luz”. Su respuesta generosa la llevó a ser “una madre para los pobres, un símbolo de compasión para el mundo y un testigo viviente de la sed de amor de Dios”.

Esta mujer que fue el consuelo de tantos y cuya obra de amor prolongan sus cinco mil religiosas y tantos seguidores suyos, comulgaba cada día y, con el rosario en la mano, salía de casa para buscar a los pobres y servir a Jesús en “los no deseados, los no amados, aquellos de los que nadie se ocupaba”. De su Congregación, las Misioneras de la Caridad, han salido otras instituciones, como, por ejemplo, los Colaboradores de Madre Teresa y los Colaboradores Enfermos y Sufrientes, gente de distinta procedencia religiosa y nacionalidad que participan del espíritu de la Madre Teresa, caracterizado por la sencillez, la oración y la entrega amorosa a los pobres. ¿De dónde sacaba fuerzas? De la oración. Decía: “En el silencio Dios nos escucha, habla a nuestras almas(…) Jesús mismo vivió cuarenta días en perfecta soledad, pasando largas horas hablando de corazón a corazón con el Padre”.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris