Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Fumarse la vida

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 13 de septiembre de 2010, 10:33 h (CET)
Ayer almorcé en un reservado para fumadores de un prestigioso restaurante. Mientras tanto observé los los amenazantes eslóganes que decían: “Fumar provoca cáncer mortal de pulmón”, “Fumar perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor”, “El humo contiene banceno, nitrosaminas y cianuro de hidrógeno”. Estas afirmaciones deberían asustar a los consumidores de tabaco. El fumador olvida esas frases aterradoras y sigue consumiendo pitillos.

Recientemente se ha legislado que las cajetillas de tabaco lleven impresas alguna de las imágenes sobre los efectos nocivos del tabaco, que fueron aprobadas por la Comisión Europea. Las cajetillas ya no se limitarán a informar de que “el tabaco daña la salud” sino que, mostrarán sin piedad: tumores que devoran gargantas y pulmones, arterias que se obstruyen y cadáveres en espera de una autopsia. También llevarán los siguientes lemas: “Fumar puede ser causa de una muerte lenta y dolorosa”, “obstruye las arterias y provoca cardiopatías y accidentes cerebrovasculares” o “daña el esperma y reduce la fertilidad”.

Las campañas en contra del tabaco, en sintonía con las organizadas para evitar su consumo, están originando en distintos países, fuertes enfrentamientos entre los ministerios correspondientes y las empresas fabricantes. En Noruega, el Ministerio de Sanidad ha amenazado a diversas empresas por emitir publicidad en la televisión por cable de productos que llevan el nombre de marcas de cigarrillos.

En Canadá han sido los fabricantes de pitillos los que han recurrido ante los tribunales la ley que prohíbe la publicidad del tabaco. Para estas empresas la legislación atenta contra uno de los principios básicos de la sociedad democrática: la libertad de expresión. Por otra parte en Estados Unidos se ha prohibido fumar en el trabajo, restaurantes, bares y organismos públicos.

Se persigue al consumidor de tabaco con una furia que para sí quisiera el más infatigable inquisidor de todos los tiempos. Pero, a la vez, se permiten todo tipo de agresiones a la moral, la convivencia y la buena marcha de las relaciones interpersonales. Cuando las campañas antitabaco hayan logrado desterrar el hábito de fumar, todo apunta a que se seguirá permitiendo la pornografía y la violencia como contenido habitual de los mensajes comunicativos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris