Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ciencia humanidad

Alfredo Hernández Sacristán
Redacción
lunes, 13 de septiembre de 2010, 10:32 h (CET)
Si los médicos carecemos de alguna de ellas, o de las dos, ya no somos médicos. Somos...que cada uno se ponga el adjetivo que prefiera. Sería una crueldad si es el enfermo fuese el que nos calificara.

La medicina paliativa evita, al decir del Dr. D. Gonzalo Herranz, dos posturas que hay que evitar como antiéticas: Provocar sufrimientos innecesarios, como es el ensañamiento, o la muerte del enfermo. La eutanasia que se nos viene encima, o sea la la desaceleración de la vida ,dicho en términos de economía. Esto hay que sacarlo a la palestra ante las “ andanzas “ del superministro de Sanidad que la mala suerte nos ha deparado.. La eutanasia, quede claro, es una inmoralidad por mucha legalidad con la que se quiere revestir, contando con la ignorancia de las buenas gentes que se pueden emocionar ante el buen talante de nuestro gobierno y la dosis de “ caridad “ con las que la muestran..

La ética médica ha de estar siempre en la relación médico-enfermo. Si nó ¿para qué somos médicos? Esta relación se traducirá en el respeto hacia los débiles y en considerar que hay un límite en la intervención terapéutica.

El médico encontrará enfermos desahuciados, terminales. Otras veces, el fallo orgánico no hay quien lo pare. Sólo un milagro.Otras veces será el fracaso mental: demencia o el coma persistente. ¿ Cómo hacemos frente a estos estados?

Hay quien piensa que ante estas situaciones límite, ¿ para qué alimentarles e incluso darles líquidos? , es mejor darles el “ pasaporte “. Parece que esto suena duro, cruel, pero...¿ qué es si no la eutanasia?. Que sean sinceros y llamen a las cosas por su nombre, y no se inventen siglas para enmascararlo como en la IVE, que por si recuerdan así llaman al aborto criminal.

Eso es aprovecharse de la ignorancia y la bondad natural de la ciudadanía, que ante una situación límite opta por “ tirar la toalla “Pero, claro ,si la Conferencia Episcopal Española que no es la del gobierno de España, se define dando doctrina, saltan como picados sin considerar que opinar es libre, o ¿ sólo admiten opiniones que sean de su cuerda.? Cuanto fariseísmo y doblez tendremos que aguantar.

La vida es dura y el sentimentalismo fofo no puede suplantar a la ética más elemental como es el respeto a la vida. Respeto aún mas sangrante, como es el del mas desprotegido Y aconsejadora, la Iglesia nunca pedirá perdón por ir a favor de la vida, o de dar de comer al hambriento, aunque no presuma de ello en la TV. La Iglesia seguirá dando doctrina para el que lo quiera oír y entender.; enseñando el camino en este mar embravecido, en que es tan difícil llegar a puerto a causa, entre otras cosas, del enseñoreamiento de los “progres “ de las cartas de navegación, que son las suyas, y lo contrario son injerencias intolerables. El tiempo nos juzgará por los frutos. Unos de una clase y otros de la distinta. No juzgo el valor de cada uno. Nadie es digo de ello.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris