Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un gobierno de insensatos

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 13 de septiembre de 2010, 09:32 h (CET)
“Infame turba de nocturnas aves”. Es posible que este conocido verso de Góngora pudiera servir para describir a toda esta pléyade de políticos, fruto de la carencia de personas de verdadero fuste, de gentes de vocación de servicio y de ciudadanos honrados capaces de entender que la política, en sí, no es un modus vivendi, ni un negocio para enriquecerse ni, tampoco, un lugar donde perpetuarse para satisfacer las ansias de poder, el afán de lucimiento o la propia autoestima. Así es como tenemos que observar, cada vez con mayor preocupación y temor, como los que nos gobiernan no tienen un criterio propio, no son capaces de tomar una decisión meditada, sensata y positiva, que sean capaces de defender y sostener aunque, desde los banquillos de enfrente, se sostengan opiniones distintas al respecto. Esta inseguridad, esta falta de confianza en sí mismos, en su percepción de la realidad del país, en los resultados de sus actos y en las consecuencias políticas que se puedan derivar de las decisiones que se toman, son, sin duda, el mayor handicap que, un gobernante, pueda tener a la hora de afrontar una situación comprometida. Y, por eso, el Gobierno que tiene la responsabilidad de gobernar España ( no la oposición, como de modo sectario intentan vender los portavoces socialistas, a quien le corresponde la tarea de fiscalizar los actos y decisiones gubernamentales, denunciar sus errores y pedirle responsabilidades por los males que éstos pudieran acarrear a los ciudadanos sobre los que gobiernan) tiene que estar capacitado para, en cada momento, en cada situación distinta y en cada contingencia imprevista tomar, con mano firme, el timón de la gobernabilidad y escoger el rumbo más acertado y conveniente para llevar al país a buen puerto.

Sin embargo, por desgracia, tenemos que contemplar como este gobierno socialista que preside ZP, da la sensación de ser una especie de camaleón que anda pisando huevos y, a cada movimiento de avance que parece hacer, le sigue otro de retroceso; como si, en realidad, no supiera a ciencia cierta cuál decisión tomar. Pongamos por ejemplo el caso de los municipios y sus posibilidades de endeudarse. En lugar de que el Gobierno tome conciencia de los despilfarros, malversaciones, fraudes y prácticas nepotistas, que son moneda de cambio habitual en una gran parte de los Ayuntamientos de nuestra geografía y se los someta a auditorias contables, a cargo de empresas de acreditada solvencia y se les obligue a poner coto a contrataciones innecesarias, a pagos injustificados y a obras o subvenciones que sólo benefician a unos pocos y que, no obstante, corren a cargo de todos los ciudadanos que, a causa de ellas, se ven obligados, con sus impuestos, a realizar un gran sacrificio económico; lo que se decide es darles manga ancha para seguir gastando aunque ello les lleve a mayor endeudamiento. Lo que sucede es que en lugar de establecer prioridades, como que se de preferencia a pagar facturas pendientes de proveedores, acortar los plazos del pago de deudas y aplazar o renunciar a proyectos prescindibles; resulta evidente que ( después de que el Gobierno rectificara en tres ocasiones) permitir que se sigan endeudando hasta un 75% de sus ingresos, no es más que otra de las improvisaciones del Ejecutivo destinada a parchear las situaciones límite en la que se encuentran muchas corporaciones locales; sin que, previamente se haya comprobado si, estos estados deficitarios se deben a circunstancias extraordinarias, a fenómenos o imponderables, que en nada tengan que ver con la gestión habitual de los propios municipios o si, por el contrario, la precaria situación se puede achacar a una mala gestión, a unas erróneas aplicaciones de los recursos a inversiones que excedían a las posibilidades de endeudamiento; máxime en tiempos en que el aumento de tasas y arbitrios municipales no son aconsejables.
Resulta llamativo que, mientras se nos anuncian medidas de austeridad para los ciudadanos, incremento de impuestos, recortes de salarios y de beneficios sociales, cambio del sistema de pensiones y congelación de las pensiones en el 2011; los aspectos de solidaridad entre las distintas autonomías quedan desvirtuados con el trato económico diferenciado que se les da a las comunidades gobernadas por el PSOE respecto a las que han quedado en manos de la oposición; en función, no de sus mayores necesidades o de su mayor tasa de percances económicos o de número parados, sino de la posibilidad que tengan, algunas de ellas, de chantajear al Estado para arrancarle mayor tajada en el reparto o porque, al Gobierno, le interese primarlas para conseguir que los votos de los ciudadanos les apoyen en las elecciones. Así las cosas, uno se pregunta ¿cómo es posible que el mundo del cine reciba del ministerio de Cultura once millones de euros en subvenciones? O ¿cómo se entiende que, en tiempos en los que se nos piden sacrificios económicos, el señor Moratinos muestre su generosidad con proyectos de “igualdad” y “salud sexual” entregando, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional, 24 millones de euros, para la Asamblea para la Cooperación de la Paz?, o que, el mismo señor ZP, en un arranque de altruismo haya sentregado 300.000 euros para promover, entre los jóvenes, la desobediencia civil en territorio palestino. Pero, quien se lleva la palma del despilfarro es la ministra marisabidilla, señora Aído, quien. no contenta con la ley del aborto, ahora se dedica a tirar nuestro dinero a manos llenas invirtiendo, en su última ocurrencia, 140.000 euros en un centro ¡para informar sobre el sexo a los jóvenes! Todo ello en un contexto de presunta austeridad y con la agravante de vernos obligados a acudir, cada vez más a menudo, a la emisión de deuda pública para poder amortizar las anteriores emisiones y, a la vez,, atender las necesidades, cada vez más onerosas, de una masa de más de 4.000.000 de parados.

A pesar del esfuerzo de la UE de dotarse de un fondo de 750.000 euros para ayudar a las naciones en peligro de quiebra soberana, no parece que haya sido una medida suficiente para poner orden en las PIIGS , ya que la crisis de la deuda pública sigue in crescendo y la prima de riesgo de países como Grecia, Irlanda y Portugal, supera los niveles del mes de mayo de este año. Lo más preocupante es que, cada vez son más las personalidades , como el propio señor Trichet, del BCE, que comparten la idea de la señora Merkel de que estas naciones, que no han sido capaces de poner orden en sus economías, constituyen una rémora demasiado onerosa para las naciones del ECOFIN –a las que les impide aprovechar el momento económico favorable en el que están entrando, debido a la necesidad de destinar parte de sus disponibilidades económicas a la ayuda de aquellas otras naciones que están en apuros; sólo para intentar sostener la credibilidad en la moneda europea: el euro – y quizá, para el presidente del BCE, sería una medida conveniente “excluir temporalmente del proceso de toma de decisiones de la UE a los países de la zona euro que incumplan la normativa sobre finanzas públicas”.

Parece que, en España, estamos todos en la higuera, discutiendo sobre si conviene contentar a separatistas o comprar votos para aprobar los PGE; ir subvencionando a aquellos sectores que votan al Gobierno aunque no haya fondos para seguir pagando a los parados y debamos endeudarnos hasta que llegue un momento que el BCE se canse de comprarnos la deuda pública y no haya nadie que la quiera, por tóxica. No se ha querido entrar a fondo de la reforma laboral; tampoco se ha procedido a disminuir el aparato del Estado y a reducir los gastos públicos, dejándolo todo, en manos de la Providencia. Theodore de Banville, creador del “parnasianismo” dejó escrito: “Los que no hacen nada, nunca yerran”. ZP debiera meditar sobre ello.

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris