Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Ciudad taurina

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
viernes, 10 de septiembre de 2010, 09:35 h (CET)
Valladolid ha sido declarada hoy "Ciudad Taurina" con una votación apretada. Ha salido adelante con los 15 votos de la derecha ciudadana, frente a los 14 de la 'cencerrada' izquierdosa y acomplejada o, lo que es lo mismo, catorce votos de la impostura socialista totalitaria, aderezada con el desconcierto de la izquierda 'hundida', como no podía ser otra forma.

En la exposición inicial se ha vinculado la Historia y las tradiciones del mundo del toro con la ciudad del Conde Ansúrez y, además, con la "la pervivencia de la ganadería de reses bravas más antigua de España (el raso de Portillo), el patronazgo de San Pedro Regalado sobre los profesionales taurinos o el trofeo que premia su labor con mayor trayectoria".

Con ello Valladolid se ha rebelado contra las "prohibiciones territoriales" y el afán por cercenar y arrinconar cuestiones de menor índole, mientras se abandona la lucha y el trabajo en las cuestiones que requieren auténtica y completa dedicación. No hace falta mencionar el daño que el Gobierno central está haciendo en los planos social, político y económico; sobre todo en la cuestión del paro, donde su ineficacia, su intransigencia, su nula planificación y el 'baboseo' sindical-obrero ha llevado a adulterar la realidad y a insultar a la clase trabajadora con el cierre de empresas y el colaboracionismo del Sindicato Vertical Unificado (CCOO-UGT) que constituyen el risible 'burdel sindical', mientras ponen el cazo para recibir ayudas a cambio de consentir que los trabajadores sean puestos de patitas en la calle.

Cualquiera tiene derecho a oponerse a cuanto le plazca, como muchos nos oponemos a la negociación con ETA o a que la ministra de "Iguar-Da" bendiga el aborto y la 'desiguardá' nacional o el ministro del Interior llegara a santificar las cloacas del Estado para el GAL. Amparados en ese mismo derecho comprobamos que, como ha dejado bien claro el ayuntamiento de Valladolid, el mundo de los toros es un hecho cultural, imposible de desvincular de nuestra cultura. A partir de aquí cualquier opinión igual o en distintos sentido es eso: otra opinión más.

Noticias relacionadas

Control de armas en EE.UU.

Los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Florida muestran el camino a seguir

Cuidadín, cuidadín

Cada vez cuesta más trabajo hablar o actuar sin correr el peligro de ser perseguido sañudamente por los vigilantes de lo políticamente correcto

A la calle sin motivo

El colectivo de profesores interinos de Asturias está formado por miles de trabajadores

¿Fútbol?

Esta semana, Bilbao se convertía en el nuevo escenario de batalla campal que enarbolan los equipos de fútbol. Su víctima —directa o indirecta—, Inocencio Alonso, ertzaina

La dudosa salud de nuestra democracia

¿Cuándo tendremos políticos que piensen en el bien común?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris