Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Dios y los poderosos

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
jueves, 9 de septiembre de 2010, 23:10 h (CET)
Todos los que en el mundo ejercen algún poder, de la clase que sea, sienten en sí mismos la tentación del endiosamiento. Se creen superiores a los demás mortales, nos miran por encima del hombro y con frecuencia caen en actitudes de prepotencia, autoritarismo o dogmatismos, impropios de sus cargos y responsabilidades. Entre los políticos y gobernantes-como en otros grupos –hay de todo. Los que aceptan el cargo con una clara vocación de servicio a los demás y al bien común y los que se creen una casta distinta a los demás, con privilegios y pertenencia a un status social, propicio al enriquecimiento personal, a las prebendas y a las sinecuras para ellos y los suyos.

No estaría mal que los políticos, creyentes o no; practicantes o no; cristianos-católicos o no; convencidos o solo de nombre; de vez en cuando echasen un vistazo a la Biblia para ver el mensaje que Dios les comunica. He aquí algunos pensamientos extractados del Libro de la Sabiduría (6,1-6):”Escuchad reyes y entended: aprendedlo, gobernantes del orbe hasta sus confines; prestad atención los que domináis los pueblos y alardeáis de multitud de súbditos; el poder os viene del Señor y el mando del Altísimo; el indagará vuestras obras y explorará vuestras intenciones; siendo ministros de su reino, no gobernasteis rectamente, ni guardasteis la Ley, ni procedisteis según la voluntad de Dios. Repentino y estremecedor vendrá sobre vosotros, porque a los encumbrados se les juzga implacablemente.”

“A los más humildes se les compadece y perdona, pero los fuertes sufrirán una fuerte pena; el Dueño de todos no se arredra, no le impone la grandeza: el creó al pobre y al rico y se preocupa por igual de todos, pero a los poderosos les aguarda una control más riguroso” Sin comentarios.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris