Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Zapatero y la técnica ojalatera

Juan Escribano (Madrid)
Redacción
jueves, 9 de septiembre de 2010, 23:10 h (CET)
Estas letras se las quiero dirigir al señor Presidente de nuestro Gobierno que en su gira por Asia ha dicho poco más o menos: “Ojalá que el partido de nuestra economía se juegue igual que el mundial de futbol” No sé si la cita es literalmente exacta, pues cito de memoria, pero en el fondo, eso es lo que dijo.

Señor Presidente, si realmente quiere que en el partido de la economía se obtengan los mismos o parecidos resultados que en el mundial de futbol, haga usted lo que ha hecho con los deportes, nómbrese ministro de economía y nombre como responsable de la misma a alguien que sepa de economía, usted dedíquese a levantar la copa como ha hecho con la copa del mundial; una observación ¿sabe usted que la copa que con tanto orgullo ha levantado es falsa? Para que sea auténtica hay que ganarla tres años seguidos, pero para ganarla tres años seguidos hay que empezar por el primero, que ha sido este en el que usted es Ministro de Deportes, a pesar de ello, usted no ha intervenido para nada en las decisiones de don Luis Aragonés primero y don Vicente del Bosque después, que como buenos conocedores de su oficio han elegido para defender los colores de España a los mejores jugadores, así han formado el equipo campeón, ¿podemos decir lo mismo de su equipo de gobierno? Con todo respeto señor Presidente pienso que no, lo que ya no sé qué pensar es si usted escoge a sus equipos por nepotismo, para pagar favores, o conociendo sus limitaciones los elige para que no le hagan sombra, de cualquier modo, vea el consejo que según es mi parecer le daría Maquivelo "el príncipe siempre debe ser querido por el pueblo, por ello, todo lo malo debe ser dicho y hecho por otra persona de su confianza". Pero para ello, señor Rodríguez Zapatero, debe ser esa persona la que ante el pueblo sea la culpable de que las cosas vayan mal, no como ocurre ahora, que todos sabemos que del desastre en que España está metida es usted el único responsable, porque señor ZP, por muy inteligente que sea usted, cosa que dudo, (creo que usted es más listo que inteligente) para dirigir la economía de un país, no bastan con dos libros y dos tardes de clase aun cuando el profesor se llame Jordi Sevilla.

Señor Rodríguez Zapatero, no solo es el equipo de balón pie (aquí no me apetece decir futbol) el que triunfa en deportes, el ministerio del que usted es titular, Rafa Nadal y Alberto Contador por ejemplo, hacen que suene el Himno Nacional al final de las competiciones en las que compiten y usted no interviene para nada en sus entrenamientos ¡por favor haga lo mismo en economía!

Don José Luis, la economía no es la única tragedia que aqueja a España, hay muchas más, pues tengo la impresión que es Melpómene la que inspira sus decisiones, solo así se puede entender que tenga a España como la tiene y siga sonriendo, pero de ello, seguiré hablándole otro día, si Dios quiere, hoy solo le digo como despedida que aun cuando sea Melpómene quien inspirara sus decisiones, el único responsable es usted, nadie culpara a la musa.

Noticias relacionadas

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos

Inés Arrimadas, la chica del 17

Perfiles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris