Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La televisión, un fenómeno social de gran trascendencia

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
jueves, 9 de septiembre de 2010, 21:35 h (CET)
Tanto las cadenas televisivas como las familias pueden usar inadecuadamente este extraordinario medio de comunicación que tiene como misión formar, informar y entretener.

En alguna ocasión, las empresas propietarias, se apartan del bien común al que están llamadas difundiendo valores y modelos de comportamiento degradantes, emitiendo pornografía e imágenes de brutal violencia, inculcando el relativismo moral y el escepticismo religioso; difundiendo mensajes distorsionados o información manipulada sobre los hechos y los problemas de actualidad; transmitiendo publicidad que recurre a los bajos instintos.

También el despilfarro del tiempo dedicado a la televisión es robado al trabajo y a la vida familiar. Hay que evitar la dependencia, casi morbosa, de la pequeña pantalla que, en ocasiones, puede producir efectos negativos sobre la familia aunque los programas televisivos sean indiferentes: puede aislar a sus miembros en sus mundos privados, eliminando las auténticas relaciones interpersonales y dividir, por lo tanto, a la familia.

La pasividad creativa que la televisión genera va, poco a poco, adormeciendo el sentido crítico, de modo especial en el caso de los niños.

Los padres deben prestar especial atención a los programas de televisión que van a visionar sus hijos. Sería deficiente una educación que sólo señalara los peligros, que se basara en una suma de negaciones. Educar consiste en dirigir, encaminar y, aplicado a la formación, perfeccionar y desarrollar las facultades intelectuales y morales.

Los padres deben enseñar a los hijos a ver la televisión, a valorar sus contenidos, dialogar con ellos acerca de los programas y aprovechar para exigirles su propia responsabilidad.

También hay que fomentar en los hijos el gusto por la lectura, el deporte, las manualidades, el conocimiento de la naturaleza y de la historia.

“Los padres que hacen un uso regular y prolongado de la televisión como si se tratara de una especie de niñera electrónica, abdican de su deber de principales educadores de sus hijos”, afirma Juan Pablo II.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris