Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Con el perdón a cuestas

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 9 de septiembre de 2010, 08:59 h (CET)
Cuando el amor es lo que es, todo se sobrelleva. El amor siempre camina con el perdón a cuestas, con el alma de la generosidad, con el corazón en la mano, con la comprensión en los labios, con la ternura en la mirada, con el abrazo y el beso en los ojos. El amor jamás usa la venganza, cierra todas las heridas y olvida los rencores. Sabe que la autentica manera de vengarse de un enemigo es no parecérsele ni pagarle con la misma moneda. No tiene sentido, pues, quemar los textos del Corán, con motivo de la conmemoración del 11 de septiembre, aniversario de los atentados contra las torres gemelas de Nueva York.

Alguien puede pensar que los atentados a las torres gemelas ha sido una ofensa contra la humanidad, no en vano las víctimas que perecieron pertenecían a más de noventa nacionalidades, pero el mismo amor aborrece todo lo que no es amor. El patriotismo no es más que amor. La justicia no es más que amor. La paz no es más que amor. El mundo tiene que dejarse llevar por el amor y que el amor domine todas las cosas. La tierra necesita de este verso para globalizar almas. De un amor que nada reclame, que se done siempre, que tenga tolerancia, que nunca se irrite por nada y, lo más importante, que jamás se vengue.

Sólo con el perdón a cuestas, fruto del verdadero amor, cesan los conflictos. Las guerras no pueden dominar la vida del mundo y de los pueblos. Únicamente desde el amor se pueden fraternizar los corazones. Por consiguiente, que cohabite un centro islámico cercano a la Zona Cero, el lugar de la tragedia, lo considero saludable para el mundo, y creo que para nada debe entenderse como una provocación. La humanidad tiene la ocasión de hacer realidad el amor comprensivo. Y los musulmanes, de trasladar al orbe entero sus valores de convivencia y de paz. Téngase en cuenta que las religiones y las culturas son expresiones interrelacionadas y aspiraciones hondas del ser humano, donde el amor está a flor de piel, y cuando el amor mueve algo, el diálogo es más verdadero.

Exclusivamente el amor, mal que nos pese, es la única fuerza pacífica del cambio y el único motor que el planeta necesita para salir de todas las crisis actuales. No hay amor sin amar el amor, ni paz sin perdón. Es regla de vida.

Noticias relacionadas

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu

La capital catalana en plena decadencia

La alcaldesa antisistema y defensora de manteros, Ada Colau, demuestra su incapacidad para gobernar una capital como Barcelona, poniendo en cuestión su futuro desarrollo y prosperidad

La posverdad entró en el diccionario de la RAE

Pero hace tiempo que entró en nuestras vidas a través de los poderosos medios que nos gobiernan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris