Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

ETA, serpiente descabezada

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 9 de septiembre de 2010, 08:33 h (CET)
De nuevo ETA pretende hacerse notar. Ha ido perdiendo jirones desde el momento en que perdieron la cabeza sus fundadores en el seño radical del PNV y con el aplauso de la Iglesia vasca. ETA y su entorno, conscientes de que no tienen salida posible, de ahí la patochada del “inicio de un ciclo nuevo”, además de recalcar “la importancia política” de la excarcelación de sus presos, con excepción de quienes han firmado la carta contra la lucha armada o han cursado su arrepentimiento de pertenecer a la banda asesina.

Lo que más sorprende es la hipocresía de la banda asesina cuando habla de presos de cara a la galería: los presos son ‘material quemado’ por y para la banda. No hay que olvidar que muchas familias de presos etarras ingresan importantes cantidades económicas procedentes de ayudas y subvenciones que, además, el Gobierno vasco del PNV ha amparado, patrocinado y otorgado.

El preso etarra es un chollo, siempre que permanezca preso. Y lo es por dos motivos: primero, porque los familiares seguirán pasando las famosas huchas para la recaudación en varios momentos del año (Navidad, Día de la Patria Vasca,...) y, segundo, porque mientras haya hucha hay dinero cercano y su destino generalmente no llega donde debería llegar. Cada vez es más difícil que muchas familias sigan disimulando inútilmente.

Hay varios aspectos concretos sobre el terrorismo etarra. Aspectos que se han negado a entender desde el ámbito abertzale, a saber: Los presos de la banda no son negociables. Deben cumplir íntegras las penas. Es urgente un nuevo Plan Penitenciario de alejamiento de presos y un paso atrás en las medidas adoptadas recientemente por el Ministerio de Interior; no es que sea sospechoso, simplemente huele mal y es desconcertante.

Otro dato a tener en cuenta es que en la España democrática no hay presos políticos. Tampoco hay conflicto en el País Vasco que el que ETA ha venido creando a diario desde hace cincuenta años. Llegaron a engañar, incluso, al Parlamento europeo, pero ya no se engañan más que a sí mismos; prueba de ello es que han declarado un "alto el fuego" por su cuenta. A los españoles nos trae sin cuidado. Es precisamente ahora cuando el Estado debe arreciar y aprovechar para acabar con la banda de una vez por todas. ETA está diezmada, esquilmada y con muy poco apoyo. No existe naturaleza política en lo que llaman "conflicto vasco"; por cierto mal definido, pues es puro y simple terrorismo. La nueva tregua-trampa no es más que un impulso para rearmarse y volver a reírse del Estado de Derecho español.

A estas alturas del siglo XXI la territorialidad y la autodeterminación son una simple y vulgar ‘patochada’. La amnistía de etarras a nadie se le pasa por la cabeza. A todo ello hay que añadir que la banda tiene un camino firme y despejado: rendición, entrega de las armas y cumplimiento íntegro de las penas. La sociedad española se lo está repitiendo hasta la saciedad. Sin duda, es el mejor momento para cortar la cabeza a la serpiente y arrojarla al abismo del tiempo.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris