Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

A tiempo parcial

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 7 de septiembre de 2010, 09:43 h (CET)
Rajoy, en un intento por salir de la rutina, o lo que es lo mismo, porque es consciente de que nos aburre, ha dado la vuelta al disco y nos ha ofrecido otra cantinela distinta. Ahora ya no dice aquello de que esto es un desastre y toda esa letanía que hasta los niños ya han aprendido de memoria y les ayuda a quedarse dormidos.

Pero claro, cuando uno habla por hablar, cuando se hace el propósito de que todos los días hay que decir algo, al final se acaba diciendo tonterías y tirándose piedras sobre su propio tejado. En esa especie de cambio de táctica o de acusaciones contra el Gobierno de Zapatero, Rajoy ha dicho que “hay ministros que trabajan a tiempo parcial”. Vamos, que no hacen jornada completa y no están dedicados en exclusiva a atender el trabajo por el cual les pagan.

Nada más oír esta novedosa acusación me han venido a la mente los nombres de José María Michavila, Ángel Acebes y el repescado Ricardo Costa. El primero de ellos, Michavila, decidió dimitir, el pasado año, porque era de todo punto bochornoso el que siguiera ostentando la condición de diputado nacional y pasarse la vida en Londres desde cuya capital se dedicaba a representar a gente famosa. Solamente se presentaba en las Cortes cuando su voto era necesario para intentar tumbar alguna iniciativa del Gobierno. Dimitió, repito, porque su actitud era ya escandalosa e inaguantable. El segundo, Acebes, este sigue de diputado, pero se dedica a otras actividades en plan profesional, es más, recientemente ha dicho: “yo ya no me dedico a la política”. ¿Entones que hace en las Cortes? ¿Cobrar solamente un sueldo a fin de mes para “reforzar” sus ingresos? En cuanto a Ricardo Costa, el parlamentario de las Cortes Valencianas, se dedica, al margen de su cargo público, a tareas de asesoría o consultoría junto con su hermano Juan Costa que por cierto, es diputado nacional. Cito solamente estos casos en concreto por no extenderme demasiado. ¿Esto qué es? ¿Trabajar a tiempo parcial o tener el cargo público como una actividad marginal o de pluriempleo?

Ya lo dice el refrán: “El que mucho habla, mucho yerra” y Rajoy habla demasiado lo cual al final no le resulta, políticamente, muy rentable. Actuando de este modo, hablar por hablar, finalmente se termina diciendo tonterías y las cañas se le vuelven lanzas en su contra.

Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris