Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

Un lugar tranquilo para fortalecer alma y cuerpo

Ana Sáez
Vida Universal
martes, 7 de septiembre de 2010, 09:43 h (CET)
Cada cual es libre o no de creer que él como ser humano es sólo un caminante que lleva en sí la eternidad. Para existir en este mundo, nuestra alma ha adoptado transitoriamente un cuerpo humano. Cuando el cuerpo humano fallece, el alma prosigue su camino, y continúa recorriéndolo hasta que haya encontrado de nuevo el camino al interior, hacia su Creador y sea uno con Él, así como Jesús dijo de Sí mismo: «Mi Padre y Yo somos uno».

Hágase consciente de que Dios le ama a usted, nos ama a todos. Él desea que vayamos a Él, porque en el fondo de nuestra alma somos todos hijos del Reino de Dios y el Reino de Dios es nuestro verdadero e imperecedero Hogar, por toda la eternidad. Jesús dijo que Dios no habita en templos de Piedra, y que el hombre es el templo de Dios, por eso haga la prueba y disponga un lugar tranquilo donde usted pueda rezar. Deje que con una música armoniosa y con la oración, poco a poco éste lugar se transforme en un lugar que ejerza una fuerza de atracción en usted.

A usted se le habrá hecho consciente que yo, dice Gabriele la profeta y mensajera de Dios para nuestro tiempo, no le quiero conducir a ninguna agrupación, a ninguna comunidad. Yo sólo deseo animarle a encontrarse a sí mismo, preguntándose: ¿Quién soy yo realmente? Si quiere, encuéntrese a sí mismo y analice lo que significa que Dios está siempre presente. Él está en la naturaleza. Él es la vida, es la luz en cada animal, en cada planta, en cada piedra, en cada majestuoso árbol. Dios está en lo profundo de su alma. Dios está con usted y en usted.

Póngase en sintonía con su rincón tranquilo y así usted será atraído una y otra vez por ese lugar, aunque sólo se trate de una esquina tranquila de su habitación. Mantenga ese pequeño ámbito, que ha preparado para recogerse en su interior y meditar, libre de malos pensamientos que son puramente humanos. Retírese a ese rincón, con el que se ha familiarizado, sólo cuando quiera escuchar música y entregarse a la oración. Y cuando rece, hágalo dirigiendo su oración hacia el fondo del alma, es decir, hacia el interior, puesto que usted mismo es el templo de Dios, y Dios vive en usted.

Lo único que yo deseo es abogar por Dios, no por mí, no por una comunidad tradicional, sino únicamente por Dios. Deseo que mis semejantes Le lleguen a conocer a Él. Yo he encontrado a Dios, la Vida, en lo más profundo de mi alma, y sé que Él nos ama a todos, pues siendo Él nuestro Padre eterno, nos ha visualizado y creado en el corazón. De esto puedo hablar, pero no se lo puedo demostrar a nadie. Lo sé y no lo puedo demostrar. Usted y todos nosotros vivimos eternamente, porque Dios es eterno.

Alguna vez fallecerá nuestro cuerpo, pero Su llamada tiene validez: «Venid a Mí todos los que estáis agobiados y cargados; Yo os quiero aliviar». ¿Adónde tenemos que ir entonces, si el Espíritu de Dios, del Cristo de Dios vive en el fondo de nuestra alma? Pues a Él, que vive en nosotros.

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris