Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

En horas bajas

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
martes, 7 de septiembre de 2010, 09:39 h (CET)
Se niega a ir a Rodiezmo por miedo a dar la cara ante los mineros de su camarilla y ante lo sindicatos de la 'izmierda' prostituida. Estamos ante un cobarde. Estamos ante un sinvergüenza. Estamos ante un indiscutible miserable con todas las letras y en mayúsculas. Estamos, pues, ante un fascista asustado en toda su extensión y en toda su amplitud. Nunca un mamarracho leonés había hecho tanto ridículo en tan poco tiempo, en tanta extensión y con tal magnitud.

Sus propias ministras han acabado ridiculizándole. Y es que, cuando ven peligrar sus propias prebendas, los y las socialistas son capaces de vender o alquilar a su madre o prostituirla si es necesario. La propia Bibiana Aído no ha tenido inconveniente en aludir a su jefe como “miserable” y "sinvergüenza integral". Ver para creer. Eso sí, le ha faltado tiempo para negarlo y aludir a la equivocada interpretación de sus palabras.

De lo que no hay duda es que Rodríguez Zapatero está en horas bajas, muy bajas. Y cuanto antes abandone el poder, antes empezaremos a construir una España nueva, porque la actual no solo no merece la pena levantarla sino que, cuanto antes la reventemos, mejor servicio habremos hecho a la nación. Son horas bajas y no merece la pena profundizar en ellas.

Dentro del socialismo las cañas se han vuelto lanzas y la guerra ha comenzado. Nosotros ya sabíamos que Zapatero era un claro, evidente e indiscutible miserable con tintes de mentiroso irreconvertible, pero en su partido empiezan a enterarse con varios años de retraso. Decía Emerson que "no ha aprendido las lecciones de la vida quien diariamente no ha vencido algún temor".

Jamás Rodríguez Zapatero será recordado en la Historia para algo positivo y sí para ponerle como ejemplo del daño, de la insensatez y de la dejadez ante una crisis de envergadura y extensa en el tiempo. La Historia está obligada a olvidar a semejante esperpento, por eso Séneca debe ser recordado en todo momento. Zapatero es un hombre de pasiones edulcoradas y blandengues, por eso podemos decir que "un hombre sin pasiones, o con ésta dulzorras, está tan cerca de la estupidez que solo le falta abrir la boca para caer en ella".

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris