Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La ley del Rafita

María José Mayans
Redacción
lunes, 6 de septiembre de 2010, 09:43 h (CET)
Somos así. En España se condena a un mantero a cuatro años de cárcel, a la vez que se permite que un engendro social como el Rafita campe a sus anchas delinquiendo a placer. Este sujeto, asesino desalmado de Sandra Palo, cumplió cuatro años encerrado y tres de liberad vigilada. Ese es el precio que se paga por matar con crueldad y ensañamiento en este país. Ahora, cuando ya le han vuelto a detener más de media docena de veces, pasea por la calle robando lo que puede, viviendo una vida que no le pertenece. Esta es la reinserción que el sistema ofrece; el criminal sin escrúpulos paga una pena de risa y sale a la calle para continuar con sus andanzas, riéndose a carcajadas del resto de la sociedad.

Los políticos están, entre otras cosas, para legislar: tienen la misión de conformar un sistema legal justo que proteja al ciudadano frente a cualquier agresión. No se comprende una situación como ésta, en la que un animal mortal queda impune por robarle la vida a una niña, y se dedica a continuar haciendo daño. Aquellos que tienen el poder que les otorgan las urnas deben centrarse en evitar, entre otras, esta barbaridad, este atentado contra la razón y la más elemental lógica, dejarse de tonterías y cumplir con el trabajo por el que cobran un salario que no se ganan, y establecer una ley que impida que monstruos como el Rafita disfruten de una injusta e inmerecida libertad. Máxime cuando el sujeto en cuestión ya ha demostrado con creces que lo de reinsertarse no va con él.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris