Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Esta no es tierra de cátaros

Mario López
Mario López
lunes, 6 de septiembre de 2010, 08:33 h (CET)
Estoy viendo cómo poco a poco, pero inexorablemente, mi mundo se va viniendo abajo. Mis amigos cierran sus negocios o pierden sus empleos o están con el agua al cuello, víctimas de empresarios morosos. El drama de la crisis se ha colado en mi vida como una pesadilla. No veo cómo vamos a salir de ésta. Evidentemente no vivimos en tierra de cátaros; no tenemos en quién apoyarnos. Como cualquier otro pueblo, el español es hijo de su historia; de una historia dictada por los poderosos, por la aristocracia, el ejército, la oligarquía y el Vaticano. Y con esos mimbres no podemos esperar hacer ningún cesto donde quepa la solidaridad, la fraternidad. En lugar de salir al rescate de los más débiles, las grandes fortunas están aprovechando la situación para aumentar sus patrimonios, para hacerse con los escasos bienes que han podido adquirir los más humildes en tiempos de bonanza y que ahora se tienen que desprender de ellos para subsistir, vendiéndolos a precios de saldo. En mi vida había visto a tanta gente haciendo cola en la puerta del Monte de Piedad.

Los cátaros, afincados en el Mediodía francés y protegidos por la corona de Aragón, formaron un pueblo solidario, igualitario y extraordinariamente hospitalario. Poseían castillos inexpugnables pero, también y para su desgracia, la candidez suficiente como para ser engañados con las ardides más burdas por los vasallos del sanguinario Papa Inocencio III, quien puso todo su afán en acabar con los que él consideraba peligrosos herejes occitanos. En 1229 la Inquisición exterminó definitivamente a los cátaros, desposeyendo a Europa del único referente cultural que había conocido basado en la solidaridad y la fraternidad. Quién pudiera volver a Languedoc.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris