Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Yom Kippur particular del PP

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 5 de septiembre de 2010, 07:12 h (CET)
Al parecer en el Partido Popular han decidido celebrar su Yom Kippur particular durante este mes de Setiembre, no debe ser ajeno a ello el hecho de que su líder espiritual, José María Aznar, se haya sentido cual nuevo “Guerrero del Antifaz” al acudir al Congreso Mundial Judío donde ha dado muestras de su más acendrado amor, cariño y comprensión a la causa de Israel, enardecido todavía por su reciente “bajada al moro” y su paseo triunfal por las calles de Melilla envuelto en la bandera española ha esbozado un discurso de verdadero pirómano mientras Barak Obama intentaba que árabes y judíos llegaran a un acuerdo para pacificar sus territorios. En agradecimiento el magnate de la extrema derecha norteamericana, Murdoch, le ha subido el sueldo para que pueda seguir paseando su garbo por el mundo denostando al Gobierno de esa España que tanto dice amar.

Así que, ni cortos ni perezosos, los dirigentes del Partido Popular reunidos en conclave en Toledo, ciudad de raigambres moriscas y judías, decidieron que había llegado el día de su Yom Kippur particular, el día del perdón para Costa y Cobo, dos militantes díscolos a los que hace diez meses arrojaron a las tinieblas del olvido y al purgatorio del partido por un periodo de un año. Tan sólo han estado en esta situación de ostracismo durante diez meses, la magnanimidad de los dirigentes “populares” les permite volver a la sede de Génova con todos sus derechos un par de meses antes de que terminara su calvario.

Para quienes no lo sepan el Yom Kippur para la comunidad judía es el “Día de la Expiación, perdón y del arrepentimiento de corazón o sincero”, por tanto la magnanimidad de la cúpula dirigente del PP ha decidido perdonar a Cobo y Ricardo Costa, los dos se han portado excelentemente durante estos diez meses de ostracismo político, han sido buenos chicos y no han dado quebraderos de cabeza al partido que les había suspendido de militancia durante un año. Cobo calló y dejó de denunciar a los “Mortadelo y Filemón” que Esperanza Aguirre había puesto para que espiasen sus pasos y Ricardo Costa ha estado calladito y modos aunque ya se encargó su hermano, el ex ministro de Aznar Juan Costa, de explicarse en la revista VOGUE donde dijo que “Si Ricardo tiene alguna responsabilidad en este caso (el Gürtel), más la tiene Camps o muchas otras personas”, una ayuda fraternal que ignoro si su hermano recibiría de buen grado.

Este verano me he dedicado a leer narrativa relacionada con el mundo de la Mafia, la lectura de “Gomorra”, las andanzas del comisario Montalvano y las novelas de Donna Leon ambientadas en Venecia me han hecho ver que los métodos de La Cosa Nostra no andan alejados de los que algunos han empleado por tierras del País Valencià, naturalmente salvando las distancias. Aquí, de momento, tan sólo ha habido un alcalde asesinado por no plegarse a los deseos de algunos miserables, pero la trayectoria del “amiguito del alma” de Francisco Camps, más conocido como “El Bigotes” podría dar para escribir más de una narración de tramas mafiosas, o las de “el de las magdalenas”, como se conoce al constructor Ortiz implicado no sólo en el caso Gürtel sino también en el de las basuras alicantinas y en la supuesta compra de partidos por parte del Hércules Club de Fútbol. Cada día Sicilia está más cerca de Valencia.

Me pregunto si este perdón a Cobo y Costa es porque se han arrepentido de corazón y sinceramente de lo que sus colegas les acusaban o bien se trata de acallar las voces discordantes del Partido Popular, o, tal vez, se trata de comprar silencios, en el caso de Costa, cuando dentro de unos meses él mismo y su jefe Camps tengan que acudir a juicio para demostrar su inocencia en las acusaciones de cohecho (soborno) que tienen en su haber. Cobo volverá a la política activa, no en vano es la mano derecha de Gallardón y no creo que “la lideresa” se atreva a defenestrarle pero los hermanos Costa ya pueden ir despidiéndose de seguir calentando poltronas políticas aunque, seguramente, como ya ha sucedido en otras ocasiones, les enviarán al exilio dorado de algún elevado cargo en cualquier empresa pública si, como me temo, el Partido Popular gana las próximas elecciones en la Comunitat Valenciana. Todo silencio tiene un precio.

Noticias relacionadas

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos

Inés Arrimadas, la chica del 17

Perfiles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris