Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   SEGUNDA DIVISIÓN | JORNADA 2   -   Sección:   Fútbol

Powell se reivindica ante un Girona en inferioridad (2-0)

El holandés fue clave en la victoria del Nàstic frente a un rival que acabó con nueve
Redacción
sábado, 4 de septiembre de 2010, 19:48 h (CET)
El Nou Estadi disfrutó de la primera victoria del Nàstic a costa de un Girona que se vio perjudicado por las decisiones arbitrales, que dejaron al cuadro de Raúl Agné con dos futbolistas menos. La superioridad la aprovecharon los grana, que con sendos cabezazos de Powell sumaron sus tres primeros puntos en la Liga Adelante

FICHA TÉCNICA
2- Gimnàstic: Rubén Pérez (2), Xisco (2), Medina (2), Ortiz (2), Mingo (3); Seoane (2), Rodri (1), Juan (1), Morán (2), Gerardo (2); Rubén Navarro (2)

0- Girona: Mallo (3), José (1), Migue (2), Serra (2), Moha (1), Dorca (1), Ángel (1), Jandro (2), Chechu (3); Peragón (1) y Kiko Ratón (1).
Cambios: Para el Nàstic entraron Alex Cruz (2) (min. 56) por Juan, Powell (2) por Rodri (min. 66) y Walter (2) por Gerardo (min. 76). En el Girona entraron Luso (1) por Peragón (min. 66), Noguerol (1) por Jandro (min. 69) y Despotovic (1) por Kiko Ratón (min. 82).
Goles: 1-0, Powell (min.77). 2-0, Powell (min. 80).
Árbitro: Santiago Jaime Latre (Colegio aragonés). Mostró tarjetas amarillas a Ortiz y Alex Cruz para el Nàstic y a Peragón para el Girona. Expulsó a los visitantes José, por doble amarilla, y a Moha, de roja directa.
Incidencias: 4.200 espectadores en el Nou Estadi en un partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga Adelante.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: Los goles de Powell
El holandés, que despertaba cierto escepticismo entre la grada grana, marcó dos valiosísimos goles que valieron tres puntos.
Lo peor: Fútbol plano
Hasta el momento de las expulsiones, el choque careció de ideas en la zona de creación, ausente hasta la marcha obligada de José y Moha.

El dato: El Nou Estadi ya sonríe
Primera victoria del Nàstic en su feudo, en un debut en el que por fin la afición local se levantó de sus asientos para celebrar una victoria.
Fernando Castellanos / Enviado al Nou Estadi

Hay días en los que se acepta cualquier disculpa. Un sábado sin coches por la calle, algunos pegados al televisor; otros al transistor y otros presenciándolo en directo en el estadio, con resquicios de brisa en una tarde soleada y agradable para ver fútbol. A veces, el mero hecho de sentarse y esperar a ver qué pasa, es mejor que sentarse y esperar una victoria. Quizá por ello, se aceptan disculpas como la que el Nàstic ofreció en la primera parte del derbi ante el Girona. Llevamos dos semanas de competición y algo más de un mes de preparación. Por esa rendija de incertidumbre se cuela el estilo de los tarraconenses, lejos de parecerse al que Luis César quiere impregnar a sus pupilos.

De nuevo con alguna que otra baja inesperada como las del centro de la zaga, el técnico gallego dio entrada a Medina y Alex Ortiz. Respecto al once que perdió ante el Xerez, volvieron los goleadores en Las Palmas, Fernando Morán y Rubén Navarro. Precisamente éste fue el primero en crear peligro con un lanzamiento de falta que se fue a las nubes. Los primeros compases no tuvieron dueño, ni centro del campo. Balones largos, bombeados, y a ver si suena la flauta. Eso sí, en ambas contiendas. En una de ellas, Rubén Pérez detuvo la primera intentona visitante.

Diez minutos después, a los 22, el Girona dispuso de su mejor oportunidad para avanzarse: Jandro burló a dos defensas, se metió dentro del área y su disparo, rasito y blando fue atajado de nuevo por Rubén Pérez. Un fútbol plano y sin excesivas ideas se apoderó del partido. Tímidos disparos de Chechu, el hombre más incisivo de los de Raúl Agné, apenas ponían en apuros la retaguardia grana, seria y disciplinada durante los primeros 45 minutos.

Bordeando la media hora, una nueva jugada a balón parado pudo animar el marcador, pero el lanzamiento de Rubén Navarro se fue de nuevo al limbo por unos centímetros. En el 34 llegó la mejor jugada. Morán, demasiado intermitente, se metió dentro del área visitante, quebró y disparó a las manos de Dani Mallo. Antes del descanso hubo tiempo para sendos acercamientos: uno, de Chechu, sin demasiado peligro. Y el otro, de Gerardo, que se sacó un derechazo que no tuvo consecuencias en el electrónico.

Tras la doble expulsión, todo cambió
Sin cambios en uno y otro bando, la segunda mitad comenzó siendo un plagio de la primera. Una especie de toma y daca sin un aparente objetivo concreto y que, sin embargo, buscaba el gol. Rubén Navarro lo intentó con dos testarazos: uno antes y otro después de una de las jugadas clave, la expulsión por doble amarilla de José. Ocurría en el 61. Tres minutos más tarde, el colegiado Jaime Latre, a instancias del linier, expulsó a Moha con roja directa por una pregunta agresión a Alex Cruz.

Ese fue el punto de inflexión. El antes y el después. Luis César movió el banquillo e hizo entrar a uno de sus últimas adquisiciones: Powell. El holandés, gris ante el Xerez, se reivindicó y fue el héroe de la victoria del Nàstic, que ante nueve futbolistas no sólo no encontró oposición sino que se reencontró consigo mismo. Los mejores minutos de los grana se tradujeron en dos goles, ambos de cabeza, del ‘12’ local. En tres minutos, del 77 al 80, Powell se había metido en el bolsillo a los cerca de 4200 espectadores que llenaban el estadio y, de paso, confirmaba los tres primeros puntos para el Nàstic.

De ahí al final, un monólogo local de ataques que inquietaron a Mallo, que tuvo que emplearse a fondo. Al final, alegría en Tarragona por la primera victoria de la temporada en la Liga Adelante en un derbi en el que el Girona salió muy mal parado no sólo por el resultado, sino a nivel deportivo, ya que ni José ni Moha podrán jugar la próxima jornada ante el Huesca. El cuadro de Luis César, con una dosis de optimismo que ya tocaba, visitará el siempre complicado Helmántico, donde le espera el Salamanca.


SALA DE PRENSA
Luis César (Entrenador del Nàstic)

“En la primera parte nos dedicamos a buscar centros desde la banda y no encontramos nada. Ahí es cuando hay que encarar, ser más verticales. No somos buenísimos para hacer un fútbol perfecto, iremos mejorando. Tenemos miedo a no volver a fallar en casa. Las expulsiones nos han allanado el partido, pero que hubiésemos ganado igual. Powell es un excelente rematador de cabeza y ha hecho un buen trabajo”.
Raúl Agné (Entrenador del Girona)

“Quedarnos con ocho es complicado. Me voy contento porque jugar con inferioridad siempre es difícil. No me voy enfadado, sí algo frustrado. Moha me ha dicho que no ha hecho nada y yo me lo creo”.


Noticias relacionadas

Messi mantiene las distancias con Zaza y Aspas marca por tercera jornada consecutiva

Segunda jornada consecutiva en la que el astro argentino marca

Timor dispara al Gerona en la tabla y deja tocado al Espanyol (0-1)

Los pupilos de Pablo Machín se adueñaron del balón y de las ocasiones

El Lugo se sitúa colíder y Osasuna sigue en caída libre

El equipo 'rojillo' sucumbió ante el Oviedo en el Carlos Tertiere

El Barça responde a la presión con Suárez y Messi

Los de Valverde ganan tras dos empates ante un exigente Villarreal y responder a las victorias en cabeza

El Huesca se mantiene líder en solitario pese a empatar en Alcorcón

El conjunto 'alfarero' hizo más méritos para llevarse los tres puntos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris