Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Reportaje / F tbol   -   Sección:  

Un grande en el banquillo

David Camn Mart nez

sábado, 26 de febrero de 2005, 17:40 h (CET)
Vanderlei Luxemburgo, el nuevo entrenador del Madrid, parece reunir en su cuerpo el ADN de algunos de sus antecesores en el cargo. Dicen que atesora el mismo espritu met dico y perfeccionista que Capello, que posee un ltigo muy parecido al de Camacho -aunque el murciano ech abajo su propio mito a las primeras de cambio-, adems de la impoluta percha del portugu s Queiroz.

Tiene, adems, una considerable reputaci n en su pas. Ha dirigido a multitud de equipos y, aunque en ninguno de ellos ha completado dos temporadas, es el preparador brasile o ms laureado. All su prestigio slo es comparable al del m tico Tele Santana. Su currculum est alumbrado por muchas luces, pero tambin guarda sombras. Deportivas y personales. Entre las primeras, destaca una frustrante etapa como seleccionador de la 'canarinha'. Respecto a lo segundo, el listado de asuntos m s o menos turbios que le han tocado de lleno cundira como para rodar una teleserie.

Luxemburgo atesora una dilatada trayectoria en los banquillos brasile os, con ms brillo que el de su palmar s como jugador. Con todo, logr ser un decoroso lateral que jug en algunos grandes, como el Flamengo, el Botafogo o el Internacional. Colg las botas en 1982, y no tard ni un ao en dar el salto a los banquillos. El modesto Campo Grande fue la rampa de lanzamiento hacia clubes de mucha m s enjundia, como el Corinthians, el Palmeiras, el Cruzeiro o el Santos. A todos ellos logr hacerlos campeones de Brasil, en el torneo unificado.

En 1998 lleg al cargo de seleccionador, que en Brasil supone, sin posibilidad de trmino medio, un pasaporte hacia el cielo o el infierno. Luxemburgo viaj a ambos destinos. Primero, al olimpo con la selecci n que en 1999 conquist la Copa Am rica. En aquel equipo estaban dos de los jugadores que ahora mismo tiene a sus rdenes: Roberto Carlos y Ronaldo.

Patinazo en Sydney
Pero su estrella se apag durante la fase de clasificacin para el Mundial de 2002. Los malos resultados y sus desavenencias con Romario -la afici n nunca le perdon que dejara fuera de sus planes a 'O Baixinho'- le ense aron la puerta de salida. Tuvo el deshonor de convertirse en el primer seleccionador brasileo destituido en pleno camino hacia un Mundial. Su experiencia con la 'canarinha' tuvo otro amargo episodio: el de la eliminaci n, en cuartos de final, del combinado olmpico que tom parte en los Juegos de Sydney'2000.

As, Luxemburgo se dedic a recuperar en los clubes el crdito malgastado como seleccionador. Y a esquivar los numerosos esc ndalos que desde esos das le comenzaron a nacer debajo de los pies, como setas. Todo se le empez a torcer cuando su ex secretaria, y supuesta amante, Renata Alves, se convirti en su peor pesadilla, y una fuente de pleitos. Por ella le acusaron de evasi n fiscal -acabara siendo condenado-, de cobrar comisiones por la compra y venta de futbolistas, y de falsificar sus documentos personales.

Gracias a estos ardides pudo destacar como jugador en categor as inferiores: falsific su fecha de nacimiento (dec a haber nacido en 1955) e incluso se permiti un capricho ortogr fico como el de cambiar su nombre original, Vanderlei, por el ms americanizado Wanderley, aunque el juez le obligar a a colgarse de nuevo su nombre original.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris